¿Estamos siendo espiados ahora? Sí . Con esa aseveración, el ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), Edward Snowden, arranca su videoconferencia a través de Google Hangouts, dictada a la audiencia mexicana que asiste al cierre del festival Tag CDMX.

Y explica: Google registra y guarda todas las comunicaciones de sus usuarios, todos sus datos e información que pone a disposición de los gobiernos cuando estos lo piden. Lo mismo pasa con Facebook, y los registros de cada clic de los usuarios dentro y fuera de la plataforma. Esto sucede en Estados Unidos o en otro país, incluyendo México donde los usuarios pierden cada vez más el control de sus datos.

NOTICIA: El espionaje en México es un problema crítico: Alianza para el Gobierno Abierto

Snowden, exiliado en Rusia, es el whistleblower que reveló en el 2013 los programas de espionaje masivo del gobierno estadounidense aunque a lo largo de la charla confiesa que se arrepiente de no haberlo divulgado antes. Pero no solo es Estados Unidos: alrededor del mundo emergen cada vez más casos de espionaje realizados a través de tecnología poderosa y costosa. Ya sea China, Rusia, Alemania, Francia, Medio Oriente... y México. ¿Qué significa entonces el espionaje para Snowden? Más allá de la vigilancia por sí misma, es volver más poderosos a los gobiernos y un atentado contra las democracias.

"No se trata del espionaje, se trata de la democracia. Y qué pasa cuando la sociedad pierde control, los gobiernos comienzan a tomar decisiones sin consultar a los ciudadanos y redefinen los límites de nuestras vidas sin consultarnos", dice.

Y la lectura que da Snowden al caso del espionaje en contra de activistas, periodistas, investigadores y opositores políticos al gobierno mexicano, a través del software Pegasus, es que las pruebas son contundentes y apuntan al gobierno como responsable, dice el analista.

Snowden advierte que esta costosa vigilancia representa un riesgo para la democracia mexicana y para los ciudadanos porque las autoridades atacan a quienes investigan la corrupción o buscan a las personas desaparecidas. Y por el lado económico, los recursos utilizados para el dúo de esta herramienta (casi 80,000 dólares por infección) bien podrían servir para salvar vidas, construir hospitales y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

"Ellos solo deberían utilizar estas capacidades extraordinarias en casos absolutamente necesarios para la defensa del público", insistió Snowden.

El riesgo crece al empoderar a un gobierno a costa de las libertades y los derechos ciudadanos. La invitación que hace Snowden es la desconfianza.

NOTICIA: Gobierno mexicano crece vigilancia en Twitter, Facebook y Google

" Nunca confíes en el poder; dudar siempre del poder es la obligación principal de los ciudadanos ya sea en los regímenes opresores hasta en los más libertarios porque el poder nunca merece confianza. Es peligroso. El gobierno de vuelve muy peligroso cuando no siente la obligación de operar con la confianza del público", asegura.

Esta vigilancia costos y dirigida se suma a la recolección masiva de datos y metadatos de las compañías tecnológicas o de los concesionarios de telecomunicaciones, como sucede en México de manera obligatoria que dan pie a una realidad: "vivimos en un mundo donde las vidas de los ciudadanos se vuelve pública y las decisiones de los funcionarios permanecen en lo privado".

Elecciones bajo riesgo

Snowden dice que es feliz, a pesar de afrontar críticas de sus detractores al calificarlo de hipócrita por gozar de asilo político de Rusia, el antagonista geopolítico de Estados Unidos. El analista se defiende: esta situación fue provocada por el mismo Gobierno estadounidense entonces bajo la presidencia de Barack Obama cuando le canceló su pasaporte estando en tránsito en Moscú para buscar asilo en América Latina.

La paradoja del discurso de Snowden, de trabajar por el bien de los ciudadanos estadounidenses, se contrapone con el cobijo del gobierno de Rusia, mismo que jugó un papel crucial en las pasadas elecciones de Estados Unidos.

Las investigaciones apuntan a que el gobierno de Vladimir Putin estuvo detrás del hackeo a la campaña de Hillary Clinton y al partido demócrata para influir en los resultados que dieron la victoria a Donald Trump (Snowden dice que Trump no sabe de inteligencia y no entiende de nada).

NOTICIA: Ex cazador de espías del FBI a México: Cuidado con Rusia

Más allá de la controversia, ¿es posible que las elecciones presidenciales que México tendrá en 2018,sean hackeadas y se influya en sus resultados? Snowden dice: "absolutamente".

"Lo principal a observar es qué Estados sienten que tienen más por ganar y quienes tienen más que perder al interferir en las elecciones. Conocemos que Rusia lo ha hecho y Estados Unidos tiene la tradición de corromper los gobiernos de América Latina. También están Francia y Alemania. Esto es lo que hacen las agencias de inteligencia: influenciar en los resultados de cualquier elección", explica.

Aunque existe un lado bueno: en México no se implementarán sistemas de voto electrónico. Snowden menciona las pruebas de seguridad realizada durante la conferencia de hackers Defcon donde lograron irrumpir en los sistemas de votación electrónica. Con sistemas inseguros, explica, es difícil garantizar la integridad de los resultados. Y el desarrollar sistemas de votación electrónica seguros resulta costoso.

Armas cibernéticas, bombas biológicas

Su exposición ante la audiencia mexicana le sirve para explicar cómo los gobiernos han puesto en peligro a las sociedades a través de las armas cibernéticas. Snowden las equipara más a las armas biológicas que a los misiles del Ejército.

"Cuando infectas a alguien, es fácil tener una muestra e infectar a alguien más, incluso una mente maestra del terrorismo. Existe la posibilidad de que ellos puedan obtener las armas y atacar a hospitales. Necesitamos ser muy serios en priorizar la defensa. El hackeo de las computadoras puede poner en peligro a la gente de le muchas maneras", señaló.

El caso del ransomware WannaCry es el las evidentes por su impacto y complejidad. Este ataque fue desarrollado por cibercriminales a partir de las armas desarrolladas por la NSA, que fueron robadas y distribuidas por el grupo TheShadowBrokers.

La crítica de Snowden apunta a que los gobiernos han puesto a los ciudadanos en riesgo al aprovechar las vulnerabilidades tecnológicas para intervenir equipos, en lugar de revelar estos fallos a los fabricantes, mismos que ponen en riesgo a todos los usuarios de equipos de cómputo y comunicación del mundo. Y no descarta que grupos criminales o incluso mafias como los cárteles del narcotráfico tengan acceso a estas herramientas comercializadas en la deep web pues, dice, sólo se necesitan algunas capacidades técnicas para utilizarlas con fines de ataque.

Unas palabra para Donald Trump

El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha calificado a Snowden como un traidor que incluso merece ser ejecutado. ¿El ex contratista de la NSA le diría algo a Trump si lo tuviera cara a cara?

"No estoy seguro que esto vaya a funcionar y esto quizás sea una gran tragedia. Cuando miramos lo que está pasando, cuando vemos a este hombre, veo a un hombre que nunca ha pagado por lo que tiene, y no entiende al mundo", dice.

El llamado que hace Snowden es a levantar colectivamente las voces, como comunidad internacional con miras a respetar un sistema internacional de valores pues "existen cosas que no pueden ser negociadas".

julio.sanchez@eleconomista.mx

erp