A David Geisen no le preocupa el llamado impuesto digital que ha sido planteado por las autoridades mexicanas. El nuevo director de Mercado Libre en México cree que este gravamen está orientado a los servicios digitales pero sobre todo a empresas extranjeras que ofrecen sus servicios en México. En cualquier caso, piensa que el espíritu de esta iniciativa es bueno.

En entrevista con El Economista, el directivo de origen alemán habla sobre este tema y sobre el desempeño que ha tenido la compañía en este 2019, año cuando celebra su vigésimo aniversario; sobre la competencia que enfrenta en un mercado como el mexicano, y sobre las metas que tiene como cabeza de uno de los negocios digitales más relevantes en México. Destaca la inversión en infraestructura logística y el despliegue de cada vez más productos de tecnología financiera.

Antes de ser nombrado director general de Mercado Libre en México en sustitución de Ignacio Caride, Geisen fue Director Digital de Media Markt Iberia en España; es fundador de la startup Clickonero y del ecommerce Dafiti. Además es socio fundador de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO), de la cual fue su director general hasta el 2016.

—Llegaste casi un año después de la salida de Caride de Mercado Libre. ¿Cómo encontraste el negocio en el país?

—Me sorprendí mucho cuando en el proceso de mis entrevistas me comentaron los crecimientos y los lanzamientos que estaban teniendo en México y que tenían contemplados. También, cuando comencé, en el primer mes me presentaron los planes de crecimiento para Hot Sale —la iniciativa de la AMVO de rebajas en el comercio electrónico— y viendo los resultados con crecimiento de 83%, realmente me confirmaron que los planes sí eran muy acertados. México es el país en la región, en donde operamos en 18 países, que más crecimiento está experimentando en el en los últimos años.

—Marcos Galperin, fundador de Mercado Libre, presumió que la compañía llegó a valorarse a un mayor precio que eBay en el mercado bursátil. ¿Qué significa esto para la oficina de México?

—Yo te diría que es muy placentero ver que los inversionistas están viendo y entendiendo la estrategia que estamos ejecutando e implementando específicamente aquí en México, que es uno de los mercados mas competitivos. Así que para nosotros es una afirmación de lo que estamos ejecutando. Me gusta ver que la estrategia que estamos ejecutando se traduce en resultados que los inversionistas están esperando. Los resultados que publicamos la semana pasada estaban arriba de las expectativas porque justo después de su publicación, la acción subió más de 10 por ciento.

—Mercado Libre anunció hace en febrero una inversión de 300 millones de dólares en México, ¿cómo se repartirá este monto?

—En 2017 invertimos 100 millones de dólares aquí en México; en el 2018, fueron 275 millones de dólares y este año van a ser 300 millones de dólares. Esta inversión principalmente va a la expansión de nuestros centros de fulfillment (distribución) y también a los lanzamientos nuevos que tenemos en fintech con Mercado Pago. Esas son las dos iniciativas principales para la inversión este año.

—Llegas en un momento en el que el mercado mexicano es cada vez más competido en materia de comercio electrónico. Amazon abrió apenas un centro de distribución muy cerca de los de Mercado Libre, ¿qué supone esto para tu compañía?

—Para nosotros la competencia es algo muy positivo porque, en primera, el consumidor cada vez tiene más variedad, más capacidad de elección, más nivel de servicio y mejores experiencias comprando en línea. Esto causa que todas las empresas que están compitiendo en el comercio electrónico están innovando con más velocidad porque quieren tener una diferenciación positiva para el consumidor. Así que para nosotros es algo muy positivo y algo que seguramente está ayudando al crecimiento total que está teniendo el comercio electrónico en México.

Abrimos el año pasado el primer centro de distribución de 30,000 metros cuadrados y el mes pasado comenzamos a operar nuestro centro de fulfillment de 100,000 metros cuadrados, que es uno de los mas grandes de Latinoamérica. Ya era necesario, porque el primero este año va a llegar a su límite de capacidad y los servicios que estamos ofreciendo en nuestros centros de distribución son muy bien recibidos por las empresas que venden en Mercado Libre. Este centro ayuda a reducir su complejidad operativa y también se benefician con menores costos y mayores ventas, simplemente porque el consumidor tiene una mejor experiencia.

—La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició una investigación por posibles prácticas monopólicas relativas en el sector del ecommerce, ¿son ustedes sospechosos? ¿Mercado Libre sigue cooperando con la investigación?

—En general, nosotros cooperamos con todas las autoridades e investigaciones y pensamos que es importante que todas las empresas que operan dentro del comercio electrónico en México sigan obedeciendo las mismas reglas del juego. Más que esto, no tengo otros detalles que compartir. Solamente decir que en realidad Mercado Libre está cumpliendo con todas las normativas y cooperando con todas las autoridades en todas las inquietudes e investigaciones que quieran hacer o que están haciendo.

—Una de sus estrategias es la alianza con grandes marcas para el establecimiento de tiendas oficiales dentro del sitio, ¿cómo afecta esto a la competencia? ¿Cómo puede competir un vendedor más pequeño con una gran marca que ofrece los mismos productos?

—Las reglas para competir en Mercado Libre son las mismas para todos. Esto comienza desde la calidad de la publicación: las imágenes, qué calidad tienen, cuántas imágenes son, la descripción del producto, el precio en el que se publica y los niveles de servicio operativos que pueden dar. Para un vendedor que es menos sofisticado, menos grande operativamente hablando, la recomendación es mandar su producto a nuestro centro de fulfillment, porque así al menos no tiene una desventaja contra alguien que tiene una operación muy grande y puede competir mucho mejor con los grandes.

Las tiendas oficiales que sólo se asignan a las marcas en sí es un beneficio que solamente ellas tienen porque ellos son los dueños de la marca de esos productos y se resaltan de esta manera. Pero las reglas del juego son las mismas en Mercado Libre y ese es un elemento muy importante dentro de la plataforma, justo para democratizar el comercio electrónico.

—En materia de crédito y servicios financieros, ¿cómo va el proceso de préstamos a compradores? ¿Ya se inició? ¿Se atrasó? ¿Ya están en pruebas?

—En soluciones fintech bajo la marca de Mercado Pago lanzamos a finales de 2018 la emisión de crédito a empresas que venden a través de Mercado Libre. A principios de este año extendimos este programa a empresas que utilizan nuestra terminal Point para el cobro de tarjetas en establecimiento físico. Luego lanzamos el pago con código QR en el segundo trimestre de este año y lo que viene en la segunda mitad de este año es justamente el lanzamiento del crédito a consumidor final, dependiendo de su patrón comportamiento en la plataforma y de su historial transaccional con nosotros, y también viene el producto de rendimiento de fondos de ahorro que permite generar intereses al consumidor final sobre el balance que tiene en la billetera digital de Mercado Pago. Todo esto va en plan y pronto serán los lanzamientos. Estamos haciendo pruebas, porque antes de lanzar algo a una escala como la de México, donde tenemos a mas de 30 millones de usuarios registrados en la plataforma, queremos estar seguros de que la experiencia es placentera para el usuario final.

—Se habla mucho de un impuesto digital en América Latina y en México en específico, ¿crees que este impuesto afecte a los usuarios finales de Mercado Libre?

—Mercado Libre tiene razón social en México y paga todos los impuestos que corresponden. Estamos constituidos en México desde hace 20 años y esta regulación, según entiendo, tiene el espíritu de equilibrar la industria para las industrias extranjeras sin razón social en México pero que están prestando un servicio en México, por lo cual no afecta a Mercado Libre. Por eso no veo como puede afectar a nuestros usuarios finales.

Yo creo que la idea y el espíritu de que las empresas que prestan servicios en un país también retribuyan impuestos es correcto. Existe la regulación para exportaciones e importaciones y está muy claro los valores mínimos y máximos que se pueden pasar y cómo se deben pagar los impuestos que estamos cubriendo. Yo creo que se presta más a servicios digitales y virtuales donde no hay una transacción física involucrada.     

—Durante el año que Mercado Libre no contó con un director, la compañía mostró un desempeño impresionante en sus resultados financieros en México, ¿cuál será tu diferenciador? ¿Cuál es tu meta en Mercado Libre?

—Mi meta es que este liderazgo que tiene Mercado Libre dentro de las fintech y el comercio electrónico siga y, por lo mismo, yo seguiré apostando por el crecimiento y más infraestructura de los centros de fulfillment, que ha funcionado bastante bien, y de los productos financieros que estamos lanzando, que también funcionan bastante bien en México. Hay que considerar que en el país hay 55 millones de personas adultas que no tienen un producto financiero formal. El tercer punto en el que me quiero enfocar más este año y los años que vienen son las colaboraciones con marcas y retailers para ayudarles con su digitalización y con su ingreso al comercio electrónico.  

[email protected]