Las Vegas.- El cómputo en la nube y la analítica de datos son dos tecnologías que abanderan la estrategia de la tecnológica IBM, con la que se prepara para las plataformas abiertas e interoperables, de código abierto, que puedan convivir con los desarrollos de distintos proveedores de tecnología y que serán el estándar del futuro

Durante la conferencia sobre cómputo en la nube Pulse 2014, IBM anunció que será miembro fundador de la Cloud Foundry que busca impulsar la implementación de plataformas abiertas de cómputo en la nube. En ella también figuran HP, SAP, Vmware, Pivotal, EMC y Rackspace.

Pero más allá de un entrenamiento para fortalecerse en un escenario donde los consumidores tendrán mayor oportunidad de elegir los servicios y aplicaciones basadas en Internet –correo electrónico, almacenamiento, desarrollo de aplicaciones móviles empresariales–, IBM hace una apuesta millonaria con un objetivo en la mira: convertirse en el líder de este mundo abierto.

Un ambiente abierto tiene muchas más capacidades de desarrollar servicios. Queremos tener un mundo abierto donde cualquiera puede innovar. Hemos invertido, entendemos la tecnología y a los consumidores. Ellos ahora tienen el poder de escoger y un ecosistema abierto ofrece la posibilidad de innovar mucho más rápido , aseguró Robert LeBlanc, vicepresidente senior del Grupo de Software de IBM, en una entrevista exclusiva durante la celebración de las conferencias Pulse 2014, dedicadas al cómputo en la nube.

La apuesta se ha traducido en inversiones superiores a los 17,000 millones de dólares en adquisiciones de empresas para cómputo en la nube y analítica. El lunes anunció su compra más reciente, de 1,000 millones de dólares, del emprendimiento Cloudant proveedora de base de datos como servicio en la nube. También incluye los planes de invertir 1,200 millones de dólares en la construcción de 40 centros de datos durante este año, y uno de ellos estará localizado en la ciudad de México.

La visión de IBM abre la posibilidad de que empresas y gobiernos puedan integrar tecnologías desarrolladas por competidores de la firma que dirige Ginni Rometty. Aunque eso no hace temblar al Gigante Azul.

Vamos a crecer el negocio con una mejor implementación de tecnologías abiertas y con una plataforma abierta vamos a ser los líderes , confía LeBlanc.

La millonaria apuesta, que según IBM ya le ha generado retornos de al menos 16,000 millones de dólares, se ha traducido en la creación de un abanico de soluciones que buscan llegar a los niveles desde la administración de recursos de TI hasta los desarrolladores de aplicaciones móviles.

Esta estrategia buscará paliar la debacle en sus ingresos. El último trimestre del 2013, la firma registró un descenso de 5% respecto al mismo trimestre del año anterior al sumar 27,700 millones de dólares, derivado principalmente de un retroceso en su unidad de servicios y tecnología.

Para llegar a los desarrolladores, la compañía lanzó Bluemix, una solución en la nube para la creación de aplicaciones móviles que permite la integración de bases de datos o interfases. Está habilitado para desarrollar en cualquier lenguaje de programación así como sistema operativo.

Al abarcar todos los niveles en el ambiente de TI, la compañía confía en que tendrá un portafolio de soluciones completo para cumplir con las necesidades del desarrollo del cómputo en la nube y no sólo fragmentos.

El valor está ahora en las soluciones que puedes poner en cada una de las 'tuberías', en el desarrollo de aplicaciones y los centros de datos que permitan acercarse más a las necesidades de los clientes y ayudar a la escalabilidad , dijo el ejecutivo.

IBM ha enfocado sus esfuerzos al desarrollo de software y el cómputo en la nube, que ha sido la única unidad de negocios que ha registrado crecimientos sostenidos en ventas.

Al cuarto trimestre del 2013, los ingresos por software crecieron 2.8% respecto al mismo periodo del año anterior al sumar 8,140 millones de dólares.

Por el contrario, las unidades de sistemas y tecnología tuvieron un desplome en ventas de 26.1% en ese trimestre al totalizar 4,260 millones de dólares.

julio.sanchez@eleconomista.mx

mac