El FBI hizo público un archivo sobre una investigación que realizó en 1991 sobre Steve Jobs, fundador de Apple, en el que destaca su relación con las drogas, su distorsión de la realidad y su capacidad de persuasión para conseguir objetivo.

De acuerdo con información de Europa Press, la agencia estadounidense investigó al ex CEO de Apple ante la posibilidad de que formase parte del gabinete del presidente de los Estados Unidos. Como norma general, el FBI investiga a los candidatos para conocer sus antecedentes y Jobs no fue una excepción.

El informe, que incluyó entrevistas a amigos y empleados de Jobs, contiene una gran cantidad de información personal de éste, que se suma a la dada a conocer por el escritor Walter Isaacson en la biografía autorizada del fundador de Apple.

Algunos de los empleados entrevistados revelaron que no era fácil trabajar para Jobs, incluso expresaron comentarios que ponían en tela de juicio su moralidad.

Varias personas cuestionaron la honestidad del señor Jobs, afirmando que da la vuelta a la verdad y distorsiona la realidad con el fin de alcanzar sus metas", escribió el FBI en su informe.

apr/ Con información de Europa Press