Mientras que las terminales punto de venta (TPV) son el canal de acceso a servicios financieros que más ha crecido en los últimos años, las sucursales ya muestran un estancamiento, lo cual se explica por la adopción, cada vez más, de la tecnología en este tipo de transacciones.

Esto se desprende del Panorama Anual de Inclusión Financiera 2019 emitido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que revela, sin embargo, que las zonas rurales son las que continúan con menos canales de acceso.

De acuerdo con el documento, las terminales punto de venta, considerando tanto las de la banca como las que ofrecen los agregadores, pasaron de 2.1 millones en el 2017 a 2.48 millones en el 2018, un crecimiento en el año de 17 por ciento, con una cobertura municipal de 68% y demográfica de 97 por ciento. En el 2016 había 1.6 millones de dispositivos de este tipo que sirven para recibir pagos con tarjeta.

Sucursales se estancan

En contraparte, el número de sucursales aumentó apenas 1% respecto al 2017, con lo que se alcanzó una cifra de 17,920, un crecimiento de 173 unidades en un año.

“La ampliación en el número de sucursales permitió cubrir a 16 municipios de los estados de Chiapas, Guerrero, México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Veracruz y Yucatán. La entidad con mayor número de sucursales fue la Ciudad de México, donde se concentraron 1,942”, señala. En contraparte, Tlaxcala fue la entidad con menos sucursales, con apenas 125.

Esto a su vez implicó que se tuviera al menos una sucursal en 51% de los municipios del país, que es donde habita 92% de la población. Sin embargo, la cobertura en municipios rurales es de apenas 7%, mientras que en la metrópoli es de 100 por ciento. De las sucursales, 77% fue de la banca.

Corresponsales y cajeros siguen sin llegar a zona rural

Por otra parte, el número de corresponsales bancarios fue de 44,809 al cierre del 2018, lo que implicó un crecimiento anual de 4%, una cobertura municipal de 72% y una cobertura demográfica de 97 por ciento. No obstante, sólo 14% de los corresponsales estuvo ubicado en municipios de menos de 50,000 habitantes.

En lo referente al número de cajeros automáticos, el documento de la CNBV informa que se registró un crecimiento de 7.5% respecto al 2017, con lo que el número ascendió a 54,514 unidades, que representó una cobertura municipal de 58% y una cobertura demográfica de 95 por ciento.

“La Ciudad de México fue la entidad con mayor número de cajeros, con 8,409. En municipios metrópoli y semimetrópoli, la cobertura fue de 100 por ciento. En contraste, para los municipios rurales sólo se cubrió 10%”, indica.

Aquí, de igual forma, la banca múltiple concentra 98% de los cajeros, con 53,270.

Repunte de TPV, por agregadores

El incremento importante en el número de TPVs en el país obedece principalmente al papel que han jugado los agregadores, empresas (diferentes a bancos) que ofrecen las terminales para instalarlas, por ejemplo, en el teléfono celular o tablet, y desde ahí poder aceptar pagos con tarjeta.

Mientras en el 2016 había 1.6 millones de TPVs, y de éstas 900,000 eran de la banca y 700,000 de agregadores; en el 2018, de las casi 2.5 millones, 1.02 millones fueron de la banca y 1.46 millones de agregadores.

De las TPV de la banca, la Ciudad de México es la que también concentra el mayor número de dispositivos, con 185,625; mientras que Tlaxcala es la que menos, con 4,220. La cobertura en zonas rurales fue de 24% contra 100% en metrópolis.

En cuanto a las TPVs de agregadores, 42% fue para móvil; 38% para comercio en Internet; y 20%, una TPV tradicional.

Sin embargo, con esta opción también fue en la Ciudad de México donde se concentró la mayoría, con 436,693 dispositivos; mientras que Tlaxcala donde menos, con 5,704.

En la comparación internacional, sólo tomando en cuenta las TPVs de la banca, el documento de la CNBV informa que México aún está bajo, pese al crecimiento, respecto a este canal de acceso a servicios financieros.

Mientras que en México la cobertura es de 106 por cada 10,000 adultos, en países como Italia es de 470; Canadá, 467, y Reino Unido, 445. En Brasil, por su parte, es de 293 por cada 10,000 adultos y en Argentina de 187.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, la mayoría de los adultos utiliza apenas de una a cinco veces al mes su tarjeta de débito para realizar pagos en establecimientos comerciales.