PUEBLA, Puebla. La mayoría de la micro, pequeña y mediana empresas (mipymes) está teniendo problemas de liquidez provocados por la disminución de sus ingresos y los rezagos de su cobranza, lo que está afectando los ingresos de las entidades financieras.

En entrevista con El Economista, Alberto de la Fuente, presidente del Consejo de la Unión de Crédito General, explicó que el sector de las Uniones de Crédito (UC) ha observado con preocupación que las solicitudes de crédito de las mipymes son de poca calidad.

Dijo “que nos vemos en la obligación de rechazar muchas nuevas solicitudes de crédito”.

Otra situación que también prevalece “es que muchas de las empresas no cuentan con las garantías suficientes, anteriormente este requisito lo podían cumplir con las garantías que ofrecía la Secretaría de Economía por conducto de los Fondos de Fomento y la Banca de Desarrollo, programas de garantías que actualmente se encuentran suspendidos”.

El sector

De la Fuente explicó que el mayor desafío que se observa en el sector es que a la mayoría de los socios de las UC les han disminuido sus ingresos y están teniendo rezagos e impagos de sus clientes, situación que se ve afectada en su liquidez y en los pagos que deben de realizar a sus acreedores bancarios.

“Las Uniones de Crédito deberán estar muy atentas para poder readecuar los pagos de los financiamientos que tienen los socios con sus nuevos flujos, con el propósito de que no caigan en incumplimiento y puedan continuar operando”, aseveró.

Insistió en que a raíz del aumento de la regulación que está teniendo todo el sector financiero, “las Uniones de Crédito deben tener la capacidad técnica para continuar dando cumplimiento oportuno al envío de toda la información y documentación solicitada para evitar ser sancionadas o revocadas por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV)”.

Sin embargo, la actual coyuntura económica, que ya muestra desaceleración, es oportuna para recordar “que la figura de Unión de Crédito dentro del sistema financiero mexicano, después de los bancos, es la figura más antigua. Las Uniones de Crédito que prevalecen actualmente superaron sin ningún tipo de apoyos la crisis de 1994, donde prácticamente quebró el sistema financiero mexicano”, explicó.

En el interior

La Unión de Crédito General se constituyó en la ciudad de Puebla con 60 socios que forman parte de la cúpula empresarial del estado de Puebla.

Alberto de la Fuente explicó que aunque la entidad nació en el mismo año que surgió la crisis financiera del país en 1994, realizó sus operaciones tradicionales de captación sin complicación.

Desde hace seis años, la CNBV autorizó a la institución para operar en el nivel II, lo que significa que además de ejecutar operaciones de captación, realiza operaciones de arrendamiento financiero, factoraje financiero y financiamiento a otras uniones de crédito.

Indicó que hace un lustro, las calificadoras Fitch Ratings y HR Ratings le otorgaron a UCG la calificación “BBB”, que significa grado de inversión con perspectiva de largo plazo Estable, y que abrió las puertas a mejores niveles de réditos con la banca de desarrollo nacional.

Mencionó que la UCG cuenta con solidez, principalmente por la estructura corporativa que ha desarrollado:

1) Comisión de Prácticas Societarias, que sesiona cuando hay temas referentes a la estructura de la administración y desempeño del director general.

2) Comité de Auditoría, que sesiona en forma bimestral temas principales, tales como: el reporte del auditor interno, del auditor externo y del control interno.

3) Comisión Ejecutiva, que fue creada para atender temas ejecutivos y estratégicos.

4) Comité de Comunicación y Control, que se reúne de forma mensual con temas relacionados con prevención de lavado de dinero (PLD).

5) Comité de Crédito, que sesiona cada vez que se requiera autorizar operaciones.

Planes

“De momento, debemos ser doblemente cautelosos con las solicitudes de crédito que nos presentan dada la situación actual de nuestra economía y tenemos que mantener sana nuestra cartera de crédito actual.

“Afortunadamente, la Unión de Crédito General viene operando de acuerdo con su Plan Estratégico y Presupuesto, los cuales se plantearon para este año con mucha prudencia y cautela”, concluyó Alberto de la Fuente, presidente del Consejo de la institución.

[email protected]