Pese a que, en los últimos años, el sector de las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes) ha presentado un crecimiento acelerado, el contexto actual de la emergencia por el coronavirus y su impacto en la economía, requiere que estas entidades sean partícipes dentro de la reactivación económica, indicó Jorge Meléndez Barrón, titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro (UBVA) de la Secretaría de Hacienda.

En su participación dentro de la Semana Digital de la Asociación de Sofomes en México (Asofom), Meléndez Barrón indicó que en la actualidad el gremio de las financieras de objeto múltiple, compuesto por cerca de 1,800 entidades, representa 6.75% del total del financiamiento al sector privado y, pese a que este porcentaje está lejos al de la banca, que es de 51%, se tiene mayor penetración que la que se tenía en el 2015, cuando dicho indicador era de 2.75 por ciento.

“Hay que considerar la atención que están dando las sofomes a grupos vulnerables, como lo son los adultos mayores, jubilados, pensionados... Es decir, el sector tiene un crecimiento importante y además, ha comenzado a atender a población que antes estaba fuera del alcance del financiamiento tradicional”, detalló Meléndez Barrón.

En este contexto, el funcionario de Hacienda detalló que el impacto de la pandemia en la economía de México ha sido considerable, por lo que fue necesario aplicar medidas para el sistema financiero, que si bien, no tienen un impacto directo para el sector de las sofomes, estas entidades pueden aprovecharlas para expandir su derrama de crédito y acceder a fondeo.

“Las medidas si bien no se aplican directamente a las sofomes, permiten un alivio a muchas empresas que requieren financiamiento de ellas y a las sofomes les permite seguir teniendo acceso a un fondeo que de otra forma se vería fuertemente limitado, generando efectos de retroalimentación de la crisis económica”, comentó el funcionario de la UBVA.

Meléndez Barrón resaltó que además de la pandemia, México tiene el reto de incrementar el financiamiento como porcentaje del Producto Interno Bruto, que actualmente es de 48%, cuando en economías similares este indicador es superior.

“El total del financiamiento en nuestro país como porcentaje del PIB representa 48% y tiene un crecimiento anual de 1.5 por ciento. Es importante resaltar que el financiamiento respecto al PIB indica un rezago para nuestro país. Tenemos una oportunidad importante sobre la cual trabajar”, acotó el funcionario.

Aprovechar fintech

Meléndez Barrón destacó las oportunidades para las sofomes que se presentan en la ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, también conocida como Ley Fintech, tales como hacer sinergias con este tipo de plataformas para ofrecer servicios cada vez más digitales y hacer inversiones en ellas.

“Las sofomes pueden brindar servicios remotos, atender a una mayor población, canalizar más crédito y participar de manera más activa reforzando su crecimiento en el sector financiero”, comentó el titular de la UBVA.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx