El Banco de México (Banxico) insistió en que debe de haber una distancia entre los activos virtuales y el sistema financiero, con el fin de mitigar el riesgo de éstos en las entidades financieras; sin embargo, reiteró su disposición para permitir el uso de tecnologías financieras que pudieran generar beneficios, desde la perspectiva de eficiencia y funcionalidad, para las instituciones.

Luego de haber finalizado el periodo de la consulta a las disposiciones que emitió el Banxico en marzo pasado respecto al uso de activos virtuales, el gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, indicó que se revisan todos los comentarios recibidos, los cuales muchos iban en el sentido de no limitar el uso de éstos a operaciones internas de las instituciones de crédito o fintech autorizadas, tal y como lo establecen las reglas del banco central.

“Hemos destacado que no sólo en el caso del Banxico, sino en otras latitudes, se ha considerado que debe haber una sana distancia entre los activos virtuales y los sistemas financieros por algunos elementos que pueden tener en la parte de riesgos”, detalló el funcionario al ser cuestionado al respecto.

En este sentido, el Banxico describió en su último reporte de estabilidad financiera, que los esquemas por los cuales los activos virtuales operan, pueden presentar múltiples deficiencias de volatilidad exacerbada de precios, asimetría de información, prácticas de manipulación de mercado, esquemas de operación eficientes y opacidad en las operaciones.

“La operación con activos virtuales representa un riesgo considerable para la prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Esto, debido a que su operación se basa en protocolos”, se puede leer en el reporte de estabilidad financiera del banco central.

El pasado 8 de marzo, el Banxico publicó la circular 4/2019, donde estableció que las instituciones de crédito y de tecnología financiera (fintech reguladas) podrán operar con activos virtuales siempre y cuando se tenga la autorización del banco central y sólo para operaciones internas, sin trasladar los riesgos al cliente final.

“La regulación limita a que las instituciones autorizadas utilicen dichos activos únicamente en las operaciones internas, que soporten los servicios que ofrezcan a sus clientes, sin exponerlos a ellos directamente y sin que ello implique un aumento significativo en los riesgos operativos o financieros de las instituciones”, detalló el banco central en el reporte de estabilidad financiera.

Para Díaz de León, es importante permitir la exploración de las tecnologías que soportan la operación de activos virtuales, como el blockchain, pues éstas podrían ser benéficas a las instituciones, pero sólo para su uso interno.

“Son tecnologías que pueden ser muy útiles no sólo en el sistema financiero sino en otros campos de la actividad económica. Esas tecnologías se pueden aprovechar a través del marco que se ha puesto”, detalló el gobernador del Banxico.

Sin límites las no financieras

En su reporte, el banco central indicó que, si bien las reglas emitidas no consideran conveniente que las instituciones financieras ofrezcan al público productos o servicios financieros con activos virtuales, dicha regulación no impide que empresas que no son del sistema financiero, como las casas de cambio virtuales, puedan ofrecer servicios relacionados con estos activos.

“Las personas interesadas en operar con activos virtuales lo pueden hacer a través de empresas no financieras que ofrezcan servicios de intercambio o compraventa de manera profesional. Lo anterior bajo el riesgo de quien decida realizar dichas operaciones y con la claridad de que no están respaldados por una institución financiera”, detalló el Banxico.

La consulta del Banxico recibió 59 comentarios.