La propuesta para reformar la Ley de Banco de México (Banxico) es “irresponsable” ya que atenta sobre la autonomía de la institución central, aseveró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“El tema de la autonomía del Banco de México es fundamental. Banxico ha ejercido su autonomía con toda seriedad y con prudencia, ha venido gestionando sus operaciones con base en decisiones técnicamente fundamentadas, siempre con objetividad y ello le ha permitido, en las últimas décadas, consolidar un prestigio internacional y nacional que son un patrimonio de la estabilidad económica de México y que se requiere para la recuperación económica”, declaró en videoconferencia Ángel García-Lascurain, presidente del IMEF.

Lo anterior, añadió, han permitido resguardar el tipo de cambio y mantener la inflación en niveles adecuados en las circunstancias complejas que se han vivido, por ejemplo, este año con la crisis sanitaria y económica por el Covid-19.

“Aún si se mueve para el próximo año la discusión, cualquier modificación a la Ley de Banxico, que venga desde el legislativo, pero que intervenga directamente en la forma en la que opera el banco central estaría afectando su economía. La autonomía debe respetarse plenamente, no hay tal cosa como la autonomía a medias o parcial. La autonomía existe o no existe”, aseveró.

Agregó que habría un impacto negativo en la inversión, lo que a su vez podría mermar la recuperación de la economía el siguiente año.

“El problema de estas iniciativas irresponsables es que la inversión, lo que menos quiere, es que le cambien las reglas de juego y mucho menos si no son para que haya una mejoría en el crecimiento del país”, dijo por su parte Gabriel Casillas, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

En caso de ser aprobada la reforma, podría tener repercusiones graves para el país, como el no poder acceder a líneas de crédito – como la línea SWAP de la Reserva Federal y la Línea de Crédito Flexible del FMI – así como cerrar las puertas al sistema financiero internacional, es decir, que empresas nacionales no puedan emitir bonos en el extranjero.

La propuesta para reforma la Ley del Banxico obligaría que la institución, liderada por Alejandro Díaz de León, compre los excedentes que las instituciones financieras del país no puedan repatriar a su país de origen y, de esta manera, formen parte de las reservas internacionales.

Lo anterior prendió el foco no sólo del banco central, sino también de la Asociación de Bancos de México (ABM) y de la agencia calificadora Moody’s, quien el lunes por la noche advirtió que podría afectar en la calificación de la nota crediticia del país.

De acuerdo con la explicación de motivos, la iniciativa – que fue presentada por el senador Ricardo Monreal, de Morena – asegura que el objetivo es facilitar la captación de las remesas por parte de las instituciones, para así fortalecer la economía de las familias de migrantes y de aquellas que se dedican al turismo.

Se esperaba que este martes se discutiera las modificaciones a la Ley de Banxico; sin embargo, la discusión se pospuso hasta febrero de 2021 y se abrirán mesas de diálogos con las autoridades.

kg