Tras los problemas con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), luego del hackeo a los sistemas de conexión a éste que padecieron algunos bancos, las quejas de los usuarios por transferencias no aplicadas repuntaron en mayo pasado.

Los problemas en las transferencias electrónicas iniciaron a finales de abril, cuando se dio un fuerte ciberataque a los sistemas de conexión al SPEI de algunos bancos. Ello motivó al Banco de México a instruir que los bancos operaran en sistemas alternos, aunque más lentos.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en mayo se registraron 308 reclamaciones por transferencias no aplicadas, lo que representó 75% más que el mismo mes del 2017 cuando hubo 176.

En abril, mes en el que iniciaron los problemas con el SPEI (a finales de este mes), el crecimiento anual de quejas por este concepto fue de 57% al pasar de 122 a 191.

En cuanto al monto reclamado, éste también registró un crecimiento de 229% anual, al pasar de 11 millones 522,739 pesos en mayo del 2017 a 27 millones 948,569 pesos en mayo pasado.

En abril, el monto reclamado por transferencias no aplicadas aumentó 32% anual, de 6.6 millones a 8.7 millones, cuando el mes previo, en marzo, hubo un decrecimiento en el monto reclamado por -45 por ciento.

Mario Di Costanzo, presidente del organismo, explicó que se trata de un alza inusual en este tipo de reclamos para un solo mes y detalló que es consecuencia, principalmente, de los problemas que hubo con el SPEI, pero también por un caso de vishing y errores operativos tanto del cliente como de la institución financiera.

Información de la Condusef precisa que Banorte-Ixe fue el banco con el mayor número de reclamaciones en mayo, con 77 contra 16 en mayo del 2017, lo que representó 381% más en su comparación anual. Este banco fue uno de los tres cuyos sistemas de conexión al SPEI fue hackeado y del que más quejas realizaron los usuarios a finales de abril e inicios de mayo, a través de redes sociales.

A Banorte le siguió, de acuerdo con la Condusef, Citibanamex con 61 de reclamaciones por transferencias no aplicadas en mayo de este año, contra 47 en mayo de un año previo. A mediados de mayo, el sistema de Citibanamex se cayó en todo el país durante horas, por lo que los usuarios no pudieron realizar algunas transacciones.

Después, estuvieron BBVA Bancomer con 60 en mayo del 2018 contra 50 de mayo del 2017; Santander, 33 reclamos por transferencias no aplicadas en mayo pasado contra 16 del mismo mes de un año previo, y BanCoppel, con 22 contra apenas tres de un año previo.

En cuanto al monto reclamado por transferencias no aplicadas en mayo, la Condusef detalla que Banco del Bajío registró el mayor con 12.8 millones de pesos, seguido de Banorte con 8.2 millones y Santander con 5.3 millones.

A decir de la Condusef, en mayo, en promedio, hubo al día 14 reclamos por transferencias no aplicadas, cuando en abril el promedio fue de ocho, en marzo de cinco, en febrero de ocho y en enero de siete.

De hecho, fue el 23 de abril, a unos días del hackeo fuerte del 27 de abril, cuando se registró el mayor número de quejas de este tipo con 19; los días 24 y 25 de ese mismo mes, fueron 15 cada uno.

Pero es en mayo cuando hubo el mayor número de reclamos por día por este concepto. Por ejemplo, con base en la información de la Condusef, fue el 21 de mayo cuando se registraron 21 quejas de este tipo y apenas el 31 de mayo pasado la cifra ascendió a 25 quejas.

A decir de las autoridades financieras, a la fecha algunos bancos siguen operando las transferencias electrónicas a través de un sistema alterno, aunque ya los retrasos no son tantos como a finales de abril e inicios de mayo.