México registró un déficit en la cuenta corriente de su balanza de pagos de 6,991 millones de dólares durante el primer trimestre del año, equivalente al 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB), informó este miércoles el Banxico.

El saldo fue consecuencia del desequilibrio en la balanza de bienes y servicios por 5,102 millones de dólares y en la de renta por 8,016 millones de dólares, además del superávit en la balanza de transferencias por 6,126 millones de dólares.

NOTICIA: Economía mexicana creció 2.5% anual, su mayor ritmo en tres años

Al interior de la balanza comercial, destacó el menor ritmo de las exportaciones gracias al descenso en los precios del petróleo, así como en la debilidad de la economía internacional que provocó un menor ritmo de las ventas al exterior.

En la balanza de servicios, en el concepto de viajeros internacionales se observó un superávit de 2,890 millones de dólares, resultado de un incremento de 7.4% anual en los ingresos que sumaron 5,179 millones de dólares, mientras los egresos se ubicaron en 2,289 millones de dólares con una expansión anual de 1.4 por ciento.

De acuerdo con Banxico, en el primer trimestre de 2016, la economía mexicana captó suficientes recursos a través de la cuenta financiera que permitieron financiar el déficit de la cuenta corriente, pese a la elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales que a su vez presionó al alza el precio del dólar.

NOTICIA: Déficit de cuenta corriente, el monto más alto en 21 años

El saldo en la cuenta financiera durante el primer trimestre del año fue positiva en 8,594 millones de dólares, la inversión extranjera directa que llegó al país fue de 7,896 millones de dólares, mientras que se registró una salida de capital por inversión de mexicanos en el exterior por 3,766 millones de dólares.

La inversión de cartera se incrementó 44.8% a tasa anual al ubicarse en 12,184 millones de dólares.

GDR