La figura de modelos novedosos que se contempla dentro de la Ley para regular las Instituciones de Tecnología Financiera, mejor conocida como Ley Fintech, será la entrada para más inversiones, tanto nacionales como extranjeras, en este ecosistema, pues ya habrá un espacio más regulado para implementar innovaciones en beneficio de la población.

De acuerdo con Carlos Valderrama, socio de la firma Legal Paradox, tan sólo con la promulgación de la Ley Fintech en marzo pasado, México ya se posicionó como líder a nivel mundial respecto al tema de tecnología financiera; sin embargo, el capítulo de modelos novedosos contemplado en dicho marco normativo, permitirá innovaciones controladas por parte de las autoridades regulatorias.

“México ya se posicionó como un líder a nivel internacional, nada más por tener un marco regulatorio fintech. En ese sentido hay muchísimas instituciones tanto mexicanas y extranjeras que estaban esperando la entrada en vigor de este marco regulatorio para tener esta certeza jurídica e implementar los modelos novedosos y desarrollos que estaban pensando, porque antes de la regulación estábamos en una especie de línea gris”, detalló Valderrama.

Como lo expresó el socio de la firma especializada en consultoría sobre temas fintech, la ley aprobada en marzo pasado contempla autorizaciones temporales para modelos novedosos, conocidos en otros países como sandboxes, tanto para entidades fintech que no sean de fondeo colectivo o de fondos de pago electrónicos, como para instituciones tradicionales, ya sea un banco, una financiera popular o una financiera de objeto múltiple.

“Este sandbox va a ser para empresas reguladas y no reguladas. Lo que queremos ahí es hacer lo que ocurre en otros países, es decir, permitir que una actividad que sea innovadora, en términos de tecnología a la prestación de un servicio financiero, pueda llevarse a cabo aun si no hay una regulación específica para eso”, explicó hace algunos meses a este medio Carlos Orta, vicepresidente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

El mismo Banco Interamericano de Desarrollo ha realizado estudios donde enfatiza los beneficios de este tipo de modelos. “Los bancos de prueba regulatorios ofrecen un entorno en el que las entidades pueden probar productos o servicios novedosos, dentro de un ámbito limitado, antes de ofrecerlos de forma masiva en el mercado, al tiempo que el supervisor puede vigilar su funcionamiento”.

Para Valderrama este modelo ayudará a que México retome el liderato como el ecosistema fintech más grande de América Latina, por encima de Brasil e incluso a nivel de Iberoamérica.

“Estos modelos, en lugar de detener la inversión, van a generar innovación de manera profesional y con un respaldo financiero y económico (...) México, con este nuevo marco regulatorio va a tener un crecimiento exponencial comparado al que ya había tenido, pues del 2016 al 2017 el ecosistema en México habría crecido 50%, entonces hay que imaginarse que esto va a garantizar un crecimiento sostenido”, acotó Valderrama.

Definiciones en reglas secundarias

Aunque algunos puntos de los modelos novedosos ya están contemplados en la Ley Fintech, todavía algunas puntualizaciones sobre este proceso se tendrán que definir en las disposiciones secundarias que deriven de este marco regulatorio.

Para Daniel Medina, director de cumplimiento de la fintech Amerbank, aunque todavía no estén definidas todas las reglas al respecto, las entidades que busquen entrar en este espacio de modelos novedosos deberán tomar en cuenta, de inicio, el tema de prevención de delitos financieros, pues se priorizará la seguridad en las operaciones novedosas que realicen las instituciones.

“El reto más importante (en el tema de modelos novedosos) es la parte de prevención de lavado de dinero, que para mi visión tiene que ser el de prevención de delitos financieros en general”, detalló Medina.

[email protected]