Las operaciones inusuales de HSBC México durante el 2007 y el 2008, sobre las cuales existe una investigación abierta en el Senado de Estados Unidos, no sólo se reducen a operaciones en efectivo y transferencias electrónicas, sino también incluyen la venta de cheques de viajero por parte de la filial mexicana, la cual, al tercer trimestre del 2004, expidió 110 millones de dólares en cheques de viajero.

De acuerdo con el informe de la investigación del Senado estadounidense, esto despertó la sospecha de John Root, alto oficial de cumplimiento del grupo HSBC a escala global, por lo que envió un correo electrónico al Director de Cumplimiento de HSBC México en ese momento, Ramón García, y Carlos Rochin, director de HSBC Latinoamérica, para solicitar un reporte por estas operaciones.

Noté que al tercer trimestre del 2004, HBMX (HSBC México) ha vendido más de 110 millones de dólares de cheques de viajero, una cantidad que eclipsa a la de HBEU (HSBC Europa) aquí, en el Reino Unido, y que son órdenes de magnitudes mayores que en cualquier otra entidad fuera del Reino Unido, incluyendo Hong Kong y Estados Unidos. De hecho, representa un tercio de los negocios totales globales en cheques de viajero del grupo. (El Reino Unido representa otro tercio) , escribió Root.

En el 2008, cuando HSBC México decidido dejar de ofrecer dólares en muchas de sus sucursales, Luis Peña, director general del grupo, recomendó sustituirlos por un mayor uso de cheques de viajero en dólares, los cuales se venderían sólo para quienes fueran clientes del banco.

En respuesta, el jefe adjunto de cumplimiento de Grupo HSBC, Warren Leaming, advirtió que los cheques de viajero también planteaban preocupaciones en América Latina y recomendó la reducción al límite actual de 25,000 dólares por cliente, medida que se adoptó en el 2009.