A partir del 2020 y hasta el final del sexenio existen las condiciones para que la industria de la vivienda pueda recuperar el ritmo que se tenía en otros años, esto a pesar de que el 2019 fue un año complejo, que afectó el dinamismo del sector, indicó Gonzalo Méndez Dávalos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

En conferencia de prensa, el representante de la cámara industrial indicó que el Programa Nacional de Vivienda prevé la edificación de 2 millones de viviendas en esta administración, por lo cual, los desarrolladores deben aportar para generar la oferta y cubrir la demanda requerida en dicho plan del gobierno federal.

“No fue un año (2019) fácil; sin embargo, aun con lo complejo, el balance general fue positivo, porque se crearon nuevas reglas, condiciones, las cuales hay que atender de manera positiva, la industria en general está de pie, está fuerte. Los empresarios están de pie, con el ánimo de luchar, de servir a los mercados, no fue una catástrofe”, señaló Méndez Dávalos.

El representante de la Canadevi, que concentra a más de 1,000 desarrolladores, reconoció que la llegada del gobierno actual provocó un freno en la industria, lo que afectó a los segmentos de vivienda social y residencial; sin embargo, no impacto en la vivienda media.

“La parte baja (social) no está bien y la de mayor valor (residencial) está mal, pero el sándwich de la vivienda, que es la vivienda media y media residencial, está bien”, comentó el representante de la Canadevi.

Méndez Dávalos indicó que el rezago habitacional que está contabilizado en la actualidad, de más de 10 millones de personas en el país, da una buena perspectiva en el mercado de incentivar los mecanismos suficientes para generar la demanda requerida.

“En este país se tienen que construir 10 millones de viviendas nuevas. Los desarrolladores tenemos la capacidad de construir 500,000 viviendas nuevas (al año), pero el gran reto no está en el número sino construir las viviendas necesarias para la población, es decir, aquellas que obedezcan a ubicación, calidad, asequibilidad, equipamiento y habitabilidad”.

Esquemas con potencial

Méndez Dávalos mencionó que en el transcurso de esta administración se han creado esquemas por parte de los organismos nacionales de vivienda que pueden incentivar la demanda, en segmentos que difícilmente pueden acceder a una solución habitacional, como aquellas personas que se laboran en la informalidad.

“Tenemos la certeza de que con este gran déficit que hay en el país y generando mecanismos novedosos que estamos trabajando con el Infonavit, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y con la Secretaría de Hacienda vamos a encontrar opciones interesantes para que la gente tenga vivienda, eso va a permitir enfrentar el 2020”, detalló el presidente de la Canadevi.

Para este 2020, el Infonavit prevé el lanzamiento de varios esquemas dirigidos a sus derechohabientes que tradicionalmente no han podido ser atendidos por el organismo, como el de autoconstrucción en terreno propio. Asimismo, la SHF prevé en los próximos meses iniciar un programa que otorgue una solución de vivienda a las personas que laboran en la informalidad y para economías mixtas.

[email protected]