Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el gasto en pensiones del sector público se incrementó en 85%, pues en el 2012 se destinaron 429,237.4 millones de pesos y para este año se contempló un gasto por 793,734 millones de pesos, es decir, casi se duplicó en los últimos seis años.

De acuerdo con información del Sexto Informe de Gobierno, este monto representa 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que significa un incremento de 0.8 puntos porcentuales, considerando que en el 2012 el gasto de pensiones y jubilaciones del sector público representó 2.7% del PIB.

Del gasto total, más de 76% es absorbido entre las pensiones que se pagan a los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); mientras que 12% lo representa el Ramo 19 de Aportaciones a la Seguridad Social, y 12% se concentra entre Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad.

Se estima que la población en edad de pensionarse en el 2018 será aproximadamente de 9.1 millones de personas, y para el 2040 la cifra llegará a 19.5 millones, 2.1 veces más.

“Lo anterior implica mayores gastos en pensiones y salud, que plantean retos de consideración para las finanzas públicas del país”, reconoció el Ejecutivo en los Criterios Generales de Política Económica del 2018.

Crecen pensionados

Los datos del Sexto Informe de Gobierno indican que en el 2012, por parte del IMSS se registraron 3 millones 287,000 pensionados y jubilados, mientras que para el 2018 ya eran 4 millones 243,000 beneficiarios.

Además, los recursos que se destinaron al pago de pensiones y jubilaciones del IMSS fueron por 205,901 millones de pesos en el 2012; mientras que para el 2018, el presupuesto aprobado para este rubro es de 207,264 millones de pesos.

En el caso del ISSSTE, en el 2012 se registraban 874,000 pensionados y jubilados; mientras que para el 2018 eran 1 millón 150,000 personas en condición de retirarse.

En el 2012, el pago de pensiones y jubilaciones en el ISSSTE sumó 112,915 millones de pesos, para el 2018 se aprobaron 120,442 millones de pesos.

De enero del 2013 a junio del 2018, el ISSSTE otorgó 348,727 nuevas pensiones, de las cuales 321,454 corresponden al Régimen de Sistema de Reparto, que equivalen a un monto de 32,983.8 millones de pesos, y 27,273 al Régimen de Cuentas Individuales (afores).

Urge aumentar aportaciones

En su momento, Carlos Urzúa, quien será el próximo secretario de Hacienda, indicó que el siguiente gobierno está considerando realizar una reforma en el sistema de pensiones, pero de manera gradual.

Si bien no dio detalles de cómo se podría llevar a cabo, algunos expertos consideran urgente incrementar las aportaciones de 6.5%, así como ampliar el régimen de inversiones de las afores para que generen mayores rendimientos al ahorro de los trabajadores.

“El país no resistirá otro sexenio sin reforma, es un hecho que nos aproximamos a una crisis de pensiones en cuanto a que es un tema que no está debidamente fondeado y cubierto y no va a alcanzar para todos”, dijo Enrique Díaz-Infante, director del programa de Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Carlos Ramírez, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, dijo que el sistema de pensiones en México cuenta con varios diagnósticos y estudios que se han hecho para empezar con una buena reforma. Incluso, recordó que la misma Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos presentó un estudio en el 2015, pero se le ha hecho poco caso.

“A través de una afore se presentará un estudio que replica el modelo chileno, el análisis se hizo con un grupo de expertos y se recogieron diversas opiniones; se entregará al equipo de transición”.

Consideró que la reforma en México no tiene que basarse únicamente en el modelo chileno, en donde se subieron las aportaciones y se creó un nuevo fondo colectivo.