Los fraudes avanzan a la par que las innovaciones en servicios financieros. Mientras que en la década de los 80 los delincuentes operaban de forma individual y su blanco objetivo eran los consumidores, hoy existen redes de crimen global con organizaciones descentralizadas y hackers, que atacan toda la industria de pagos, máxime en una era en la que están en auge el comercio electrónico, los pagos por celular, el dinero móvil, la moneda virtual y las fintech.

México no es la excepción y, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), hoy se vive una mutación del fraude financiero tradicional al cibernético.

Los fraudes financieros, de acuerdo con la dependencia, pueden ser: robo o extravío de tarjetas, clonación de la banda magnética, compras remotas (ventas por teléfono e internet), transferencias electrónicas no reconocidas, robo de identidad o falsificación de datos personales o prácticas engañosas para obtener datos en cajeros automáticos, entre otros.

En el primer trimestre del 2017, las reclamaciones de usuarios a la banca por posibles fraudes ascendieron a 1.5 millones, 10% más que en el mismo periodo del 2016, pero casi el triple que los 572,760 del 2011. Esto quiere decir que hoy se registran prácticamente 18,000 reclamaciones de este tipo por día en el sector bancario, según la dependencia financiera.

BBVA Bancomer, Citibanamex y Santander concentraron en el periodo casi 70% de las reclamaciones totales por posible fraude con alrededor de 900,000 quejas.

Pero, de acuerdo con la Condusef, hay una mutación de los fraudes financieros tradicionales a los cibernéticos, pues mientras en el 2011 los fraudes cibernéticos representaban 7% del total; en el 2017 representan 42% (640,000), contra 58% (864,000) de los tradicionales.

Quizás a finales del año ya haya un cambio en la tendencia , dijo Mario Di Costanzo Armenta, presidente de la Condusef, en conferencia de prensa.

En el primer trimestre del 2017, los usuarios reclamaron por fraudes cibernéticos 1,167 millones de pesos (de 3,200 millones de pesos de las reclamaciones totales), pero los bancos sólo abonaron alrededor de 50% en beneficio de los usuarios de servicios financieros, por lo que el resto se puede decir que fue ganancia neta para la delincuencia.

En materia de fraudes cibernéticos, cuatro bancos recibieron casi 90% de las reclamaciones y concentraron 28% de los fraudes cibernéticos, se trata de Citibanamex, Santander, BBVA Bancomer y Banorte.

Comercio electrónico, donde más

A decir de la Condusef, las operaciones de comercio electrónico son las más proclives a los fraudes cibernéticos, pues al primer trimestre del 2017 representaron 91% del total de este tipo con 579,000 (46% más que en igual lapso del 2016), seguidas de las operaciones por Internet de personas físicas con casi 50,000 (167% más), Banca Móvil con 8,938 (74% más), operaciones por internet de personas morales con 1,365 (33% más) y pagos por celular con 1,034.

Preocupa la tendencia al alza (de fraudes cibernéticos) en banca móvil. En el mes de marzo se presentó una cifra histórica con 3,682 casos , destacó el funcionario.

En este sentido, el presidente de la Condusef vio con buenos ojos las nuevas reglas que está por emitir la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en la que se obligará a los bancos a reforzar sus medidas de seguridad para evitar fraudes, sobre todo con la implementación de elementos biométricos en productos como crédito y ahorro.

Incluso algunos bancos ya empezaron a implementar estas medidas.

Recomendaciones

Ante esto, la Condusef recomendó que para evitar ser víctima de fraudes tradicionales o cibernéticos, la población debe, entre otras cosas, no realizar compras o transferencias electrónicas en computadoras de uso público o compartido.

Asimismo, realizar compras seguras por internet, no responder ningún mensaje de correo sospechoso, procurar no apartarse de la computadora cuando se tenga abierta una sesión de banca por internet ni dejar el token a la mano, no dar a conocer a nadie el Número de Identificación Personal (NIP) y cambiar las contraseñas de acceso con frecuencia y no perder de vista la Terminal Punto de Venta (TPV) cuando se realice un pago.

También, revisar las terminales y cajeros, ya que la presencia de aparatos añadidos puede delatar un duplicador de bandas magnéticas y no permitir ayuda de extraños.

De igual forma, exhortó a que antes de tirar a la basura algún documento que tenga información personal o financiera, destruirlo por completo y verificar que ningún dato pueda ser extraído y si se acude a algún centro vacacional, cuidar no dar los datos de las tarjetas.

Presidente de la Condusef, ?víctima de intento de fraude

Como anécdota, el presidente de la Condusef comentó que la mañana del martes fue víctima de intento de fraude financiero vía telefónica, también conocido como vishing, en el que los delincuentes simulan ser funcionarios bancarios y piden otorgar datos de las cuentas, aduciendo que registran cargos irregulares.

En su caso, le dijeron que había cargos no reconocidos en una tienda departamental de Santa Fe, Ciudad de México, pero que para aclararlos, debía proporcionar datos como su número de cuenta, tarjeta, dirección de correo electrónico, contraseña utilizada en los cajeros automáticos, entre otros.

El caso, dijo, fue denunciado a la institución bancaria correspondiente y a la policía cibernética.

eduardo.juarez@eleconomista.mx