Aunque las unidades mexicanas de bancos globales como BBVA, Santander y Citigroup, ya registran impactos negativos derivados de los choques por la pandemia de Covid-19, éstos no han sido tan fuertes aún como en sus casas matrices.

En días pasados bancos globales con filiales en México publicaron sus reportes para el segundo trimestre del 2020 (y primer semestre), y mostraron cifras negativas (algunos pérdidas), principalmente por provisiones realizadas para enfrentar los efectos de la pandemia en los próximos meses, pero también por una menor actividad como consecuencia del freno que se puso a la economía en prácticamente todo el mundo.

El español Santander, por ejemplo, reportó el miércoles una pérdida histórica para el primer semestre del 2020 de 10,798 millones de euros. Esto, explicó la institución, debido a la actualización del fondo de comercio de sus inversiones históricas y de los activos fiscales diferidos en algunos mercados en los que opera, lo que generó un cargo extraordinario sin efecto en caja de 12,600 millones de euros.

Sin considerar dicho ajuste ni los costos de reestructuración, puntualizó el banco global, la ganancia ordinaria atribuida es de 1,908 millones de euros, una caída anual de 52 por ciento.

En tanto Santander México, aunque en menor proporción, generó utilidades por 9,644 millones de pesos en los primeros seis meses del año, lo que representó, una caída anual de 11.5 por ciento.

De hecho, en esta ocasión la unidad mexicana de Santander incrementó su participación en las ganancias del grupo, y ahora contribuyó con 13%, contra un promedio de 8% en años anteriores. De esta forma se ubicó como uno de los mercados de mayor aportación, sólo por debajo de Brasil y Santander Consumer Finance (este último opera en varios países).

El otro español, BBVA, registró una pérdida, a nivel grupo, de 1,157 millones de euros en el primer semestre del año, ello, tras realizar provisiones de 2,084 millones de euros por el deterioro del fondo de comercio en Estados Unidos, operación realizada en el primer trimestre.

Si se excluye dicha operación, el beneficio atribuido del grupo en el primer semestre, fue de 928 millones de euros, una caída anual de 62 por ciento.

En el caso de BBVA México, dada la aplicación de los programas de apoyo a clientes y un mayor saneamiento preventivo por el impacto del Covid-19, la utilidad para el primer semestre fue de 19,809 millones de pesos, una caída de 28.9% respecto al mismo periodo del 2019.

BBVA México también incrementó su aportación al beneficio del grupo. Mientras en otros reportes el promedio era de alrededor de 45%, en esta ocasión subió a poco más de 50%, colocándolo como el principal mercado.

En Citigroup, matriz de Citibanamex, la utilidad en el semestre fue de 3,838 millones de dólares, 60% menos respecto al primer semestre del 2019, de acuerdo con su reporte trimestral.

En el caso de Citibanamex, la utilidad en el semestre fue de 7,500 millones de pesos, 45.7% menos que los 13,700 millones de pesos del primer semestre del 2019. Aquí, el resultado también se vio afectado por mayores provisiones para riesgos crediticios.

Prevén mayor afectación en los siguientes meses

En el caso de las unidades mexicanas de estos bancos globales, se espera una mayor afectación en los siguientes meses, una vez que hayan pasados los cuatro o seis meses que se dieron a los clientes para el pago de sus créditos, ello, como una medida de apoyo a quienes hayan sido afectados por el cierre de la economía.

A esto se suman la baja en la tasa de interés, que genera menores ingresos a los bancos, lo mismo que una menor actividad crediticia, derivado de la crisis.

  • 28.9% se contrajeron las ganancias de BBVA México en el semestre, representó una reducción de19,809 mdp.
  • 11.5% cayó la utilidad de Santander México,  una reducción de 9,644 mdp.
  • 45.7% fue la caída en las ganancias que registró Citibanamex; esto es 7,500 mdp menos.

eduardo.juarez@eleconomista.mx