Las agencias reguladoras de Estados Unidos instaron este lunes a los bancos a empezar a usar alternativas a la tasa referencial LIBOR "tan pronto como sea practicable", ya que el tipo interbancario será considerado como un riesgo después del 31 de diciembre de 2021 que será tomado en cuenta en revisiones de las autoridades.

Sin embargo, los contratos dispuestos antes de esa fecha serán permitidos sin cambios hasta el 30 de junio del 2023, de acuerdo a las nuevas normas propuestas que buscan un cambio gradual para abandonar del todo el LIBOR, la tasa interbancaria de referencia.