Medellín, Colombia.- Comuna 13 San Javier se ha convertido un atractivo turístico del municipio de Medellín. El barrio está localizado al occidente de la Zona Centro Occidental del Departamento de Antioquia y antes del 2010 fue una de las zonas más inseguras del Continente Americano.

¿Cómo iniciaron la transformación? La Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) analizó una gran cantidad de indicadores que tiene la Alcaldía de Medellín: de calidad de vida, de desarrollo urbano, de trabajo, de violencia. Las cifras mostraban mayores falencias sobre diversos territorios y en función del análisis se formularon macroproyectos.

Uno de esos macroproyectos fue el de instalar escaleras eléctricas en este barrio, construido sobre los cerros de San Javier, para conectar a los habitantes de la comuna y darles opciones de movilidad urbana que los aproximaran a la parte baja, donde sí hay calles y transporte público.

Juan David González, arquitecto urbano de EDU, comentó que realizaron un análisis cuantitativo y cualitativo de los macroproyectos, que van bajando de escala y se trabajan proyectos puntuales, como fue el caso de las escaleras eléctricas, un proyecto puntual que pertenecía a un macroproyecto denominado PUI Comuna 13.

“Comuna 13 es el mejor ejemplo de transformación social en donde el impulso lo puede dar un proyecto. Con las escaleras eléctricas se logró que la gente se sienta parte y se apropie del proyecto. Hoy las escaleras eléctricas son uno de los lugares más visitados de la ciudad de Medellín, no siempre se puede decir que por las escaleras eléctricas, pero es el punto que dio origen al cambio”, dijo Juan David González.

El proyecto de las escaleras eléctricas se inició en 2010 (380 escalones) y la primera fase concluyó en el primer trimestre del 2012. La inversión fue de aproximadamente 3.5 millones de dólares. “Las personas empezaron a ver ese proyecto como una oportunidad social, cultural y económica, y la actividad del barrio cambió. Antes era netamente vivienda y vendían algunos productos como paletas, aguas. Y ahora hay mucho comercio, venden souvenirs, hay café internet, artesanías, obras de arte urbano, bebidas, abrieron pequeñas cafeterías, hay espacios donde los jóvenes bailan y cantan, y ya es un lugar reconocido a escala nacional e internacional”.

Aunque Comuna 13 no se concibió como un proyecto turístico, la llegada de visitantes ha crecido 300% en términos anuales. “La gente cuida a los turistas, porque a ellos les interesa que haya una buena imagen del barrio y la inseguridad se ha reducido a 0 por ciento”.

El proyecto se compone de seis tramos de escaleras eléctricas. En cada tramo hay una estancia que distribuye y se comporta como una red de senderos peatonales, se desarrollan espacios seguros e iluminados para que la gente transite y regularizan las vías y las pavimentan. “Es un trabajo de equipo entre la Alcaldía de Medellín, la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín, Empresas Públicas de Medellín, la Fundación Medellín Convention & Visitors Bureau, entre otros sectores de gobierno.

Uno de los grandes atractivos desarrollados en la Comuna 13 es el graffitour, un recorrido histórico, estético y político que diseñaron y ejecutan algunos artistas callejeros del movimiento hip hop de esa zona de la ciudad. A través de grafitis dan a conocer las historias que mueven e inspiran la esperanza y la búsqueda de mejores condiciones de vida para la comunidad.

En México

En la alcaldía Álvaro Obregón de la Ciudad de México anunciaron un proyecto bautizado como Escalando Vidas, Tejiendo Destinos, para el que se destinarán 6 millones de dólares para la construcción de las primeras escaleras eléctricas en las colonias Araña y El Pirú. Un proyecto similar a la Comuna 13.

[email protected]