Es muy poco probable que el contagio financiero por la crisis de España pueda llegar hasta México o cualquier otro país de América Latina vía banca, coinciden analistas financieros del sector privado, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el director de Santander en México.

Marcos Martínez, director general del grupo financiero Santander en México, el banco más grande en España, afirma que la entidad no tiene ninguna exposición directa con los problemas de la economía española.

Y en caso de que el grupo fuera afectado, el problema se reduce a ese país, porque las ganancias de España representan sólo 26% del total del grupo. Estamos muy diversificados geográficamente , asegura.

Y así lo entiende también la calificadora de riesgo Standard & Poor’s.

Según Angélica Bala, analista de bancos latinoamericanos en Standard & Poor’s, aun si las matrices españolas de BBVA Bancomer y Santander llegaran a sufrir algún deterioro crediticio, los bancos que operan en México tendrían la posibilidad de fondearse con los depósitos propios y del mercado .

Probablemente un deterioro de calificación de las matrices españolas encarecería el costo del fondeo para los bancos de origen español que operan en México, reconoce, pero no se verán mayormente afectados .

La experta enfatiza que las calificaciones crediticias de los bancos españoles que operan en México y las de sus filiales son independientes.

Según el documento La Crisis Global de Crédito y los Préstamos de Bancos hacia Mercados Emergentes ¿Por qué América Latina Respondió Mejor? , elaborado por el FMI, los bancos de origen español que operan en la región financian los proyectos a partir de los recursos que captan en la moneda local, esto incluso por restricciones de tipo regulatorio. Las filiales de los bancos españoles que operan en América Latina están obligadas a tener autonomía financiera.

Todo por las hipotecas

La crisis ibérica

Al cierre del primer trimestre del año, BBVA Bancomer y Santander tenían 36.33% de la cartera total de créditos del sistema financiero mexicano, según estadísticas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Sin embargo, el sector bancario español está en medio de dos problemas, por un lado, el aumento en la cartera vencida, ocasionado por la crisis económica mundial ya que, en este momento, España enfrenta las mayor tasa de desempleo de los países de la OCDE y la segunda en la Unión Europea, con una tasa de desocupación de 19.1% al cierre de marzo.

Y por otro lado, las matrices de los bancos mexicanos que están en España sufren un problema del mercado inmobiliario, donde el precio de las viviendas está cayendo luego de que se desinfló la llamada burbuja inmobiliaria , por lo que las hipotecas se están pagando a un valor menor al que se contrataron.

Portugal, punto de quiebre

Los bancos en España están en riesgo de ser contagiados por la crisis financiera de Grecia y Portugal, esto porque pudieron haber comprado deuda de aquellos países.

Pero el riesgo es mayor si la moratoria se presenta en Portugal, según estadísticas del Banco Internacional de Pagos (BIS), las entidades españolas tienen 88,522 millones de dólares en deuda del gobierno portugués. Esto es 31% del riesgo total del sector financiero español en su conjunto, que asciende a 286,662 millones de dólares.

José Luis de la Cruz, director del Centro de Estudios Económicos del ITESM, dijo que la crisis financiera del 2009 reveló que la economía española no genera su propio crecimiento, pues la banca recibió recursos foráneos.

valores@eleconomista.com.mx