Después de la caída de Lehman Brothers, los bancos de todo el mundo entraron en una crisis financiera internacional en menor o mayor medida, lo que los llevó a que modificaran el objetivo de su negocio, cambiando de una banca de inversión sofisticada a la banca tradicional, en la cual las necesidades del cliente son cada vez más importantes.

Después de prácticamente la desaparición de la banca de inversión en Estados Unidos en el 2009, los bancos se vieron en la necesidad de regresar al negocio bancario básico, la intermediación entre ahorradores y acreditados, pero ahora con una clientela más educada y exigente en la calidad y variedad del servicio.

A partir de la crisis, los bancos están enfocando sus esfuerzos en disminuir significativamente los costos, por lo que el modelo de negocios se está definiendo hacia una industria cada vez más segmentada, donde se cubre una demanda específica de los clientes , aseguró Likhit Wagle, director de Banca y Mercados Financieros del Área de Consultoría de IBM.

MÁS GANANCIA CON FOCO

Según un estudio de IBM, se establece que los bancos especializados o que reconocen las necesidades de cada tipo de cliente pueden llegar a tener 20% más de ganancia que aquellos que no lo tienen claro.

Por otra parte, un análisis de la consultoría pwc establece que si bien en México aún es menor la relevancia que tienen los servicios móviles bancarios comparados con la importancia que se le da a los cajeros o sucursales, 75% de los clientes ve como un servicio muy relevante tener banca móvil.

Asimismo, en la búsqueda de mercados más rentables, los bancos internacionales están redirigiendo sus esfuerzos en desarrollar más sus negocios en los mercados emergentes, los cuales tienen cada vez mayor participación en las utilidades globales.

En el caso del banco español Santander, gran parte de las utilidades globales del grupo proviene de América Latina, donde México es uno de sus principales aportadores.

Para nadie es un secreto que España está mal en estos momentos y por ello nuestro negocio en aquel país sólo representa cerca de 10% de las utilidades netas de todo el grupo. América Latina ya tiene aporta poco más de la mitad y México representa cerca de 12% , dijo Emilio Botín, presidente de Banco Santander, en la ceremonia de colocación en la Bolsa de la filial mexicana.

Por su parte, BBVA Bancomer es la filial más rentable de su controladora BBVA, con una aportación de 30 por ciento.

Los bancos a escala internacional seguirán padeciendo complicaciones en los países desarrollados, como los del continente europeo y en Estados Unidos, por lo que los mercados emergentes con mayor estabilidad como México, se convirtieron en un foco de atención para tener más presencia y seguramente esta situación seguirá durante un rato , aseguró Adolfo Albo, economista para México de BBVA.

ehuerfano@eleconomista.com.mx