El Banco Central de Rusia anunció este jueves la subida en un punto de su tasa principal, al 10.5%, debido a los riesgos inflacionistas que genera la caída del rublo y alertó que podrá seguir subiéndola.

La mayoría de los economistas consideraban inevitable el aumento del alquiler del dinero ante la aceleración de la inflación que supera el 9%, y que para principios de 2015 alcanzará el 10%, según la institución.

Ante el hundimiento del rublo, que ha perdido un tercio de su valor desde principios de año frente al euro.

El jueves, la moneda rusa alcanzó nuevos mínimos ante el dólar y el euro tras el anuncio de la subida de las tasas.

En cuanto al crecimiento, el Banco Central prevé un crecimiento "cercano a cero" para los dos próximos años.

erp