El Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) avanzó en su ratificación. Esta mañana, antes de suspender sesiones a causa del coronavirus, la Cámara Baja del Parlamento y el Senado canadiense aprobaron el nuevo acuerdo comercial.

Antes de viajar rumbo a la clausura de la Convención Bancaria que se lleva a cabo en Acapulco, Guerrero, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que la aprobación del TMEC es una buena noticia para el país, en tiempos de inestabilidad económica y financiera.

“Ya en Canadá se aprobó el T-MEC, lo cual nos ayuda mucho porque ante la incertidumbre económica y financiera el que tengamos este tratado nos garantiza que vamos a mantener nuestras relaciones económicas y comercial con el mercado más fuerte e importante del mundo”, destaca el presidente.

Asimismo, Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía indicó que hoy es un día histórico para América del Norte, “pronto tendremos en vigor un tratado que impulse aún más negocios en nuestra región”.

El jefe negociador del acuerdo comercial, Jesús Seade, también celebró la aprobación y dijo que Canadá es aliado cercano a México. "El Senado de Canadá ha aprobado la ley de implementación del T-MEC. Finalmente, después de intensas negociaciones el tratado será una realidad que fortalecerá la competitividad. ¡Enhorabuena!”.

La suspensión de las sesiones legislativas en Canadá se da después de que Sophie Grégoire, esposa del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, diera positivo en una prueba de detección del nuevo coronavirus.

¿Qué sigue?

Se espera que el T-MEC entre en vigor dos meses después de que el último socio comercial notifique que ha concluido sus procedimientos internos de aprobación, en este caso Canadá.

El nuevo acuerdo comercial fue ratificado por México el 10 de diciembre del 2019 y promulgado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump el 29 de febrero pasado.

De esta manera se espera que para el segundo semestre del año los tres países ya estén listos para iniciar con las nuevas implementaciones contempladas en el acuerdo comercial.

En cuanto a las normas laborales, se obligará a que México cumpla con reformas laborales que ya aprobó y admita la verificación de sus estándares laborales de bienes y servicios. La verificación estará a cargo de "expertos laborales independientes". México no admitió la inspección de fábricas.

Sobre las normas ambientales, el nuevo acuerdo crea agregados ambientales en la Ciudad de México que se ocuparán de vigilar sus leyes y reglamentos.

Con lo que respecta al sector automotriz, el T-MEC exige que 75% de la composición de los vehículos sea originarios de la región, cuando con el TLCAN era de 62.5 por ciento. Asimismo, entre 40 y 45% de debe ser fabricado por operarios que ganen al menos 16 dólares por hora.

abr