La tarde del 1 de mayo pasado, frente a una de las puertas del salón de la Tesorería del palacio nacional, el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Arturo Olivares Cerda, se encontró con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lo rodeó con su mano derecha sobre los hombros para una foto.

Ahí, el mandatario le agradeció el apoyo de los trabajadores del Seguro Social a su plan de gobierno en materia de salud, mientras que el líder sindical aprovechó el instante para decirle al presidente: “Ayúdenos para ayudarle”. En retribución, el jefe del Ejecutivo le dijo, ahí cerquita: “Por favor, transmita a los trabajadores del IMSS un saludo afectuoso”.

La imagen parece ilustrar el acercamiento del sindicato con el presidente, como lo estuvieron la mayoría de sus 22 antecesores con los gobiernos priístas o alguno de ellos con el gobierno panista.

El 8 de octubre pasado Olivares Cerda, un médico cirujano michoacano con especialidad en pediatría, fue electo como el secretario general número 22 del sindicato del IMSS.

El sindicato que tiene a 359,069 integrantes, en 37 secciones distribuidas a lo largo del territorio nacional.

Olivares Cerda representa la continuidad del grupo político en el poder del sindicato desde al menos la pasada gestión, encabezada por Manuel Vallejo Barragán, pues formó parte de su Comité Ejecutivo Nacional, ocupando la cartera de secretario del Exterior.

Su carrera como dirigente sindical se remonta, por lo menos, a 1993, cuando fue secretario general de la delegación sindical 1 en Ciudad Obregón, Sonora. En esa entidad del norte del país, tuvo varios cargos sindicales, incluido el de secretario general de la sección XII en Sonora en el 2007. Después fue secretario del Exterior y más tarde secretario de Previsión Social en el Comité Ejecutivo Nacional.

Ahora que, debido a las recientes modificaciones al marco legal que regula el sector sindical en el país, se permitió que en una dependencia como el IMSS hubiera más de un sindicato y que uno ya logró su registro, Olivares Cerda representa al sindicado de siempre con sus aspectos positivos y negativos.

Una historia a ritmo de péndulo

El SNTSS  se fundó el 3 de julio de 1943. En 1945, su primer líder, Miguel Flores, firmó el primer contrato colectivo de trabajo y se crearon sus primeras secciones sindicales en Puebla, Monterrey y Guadalajara. Al año siguiente declaró su primera huelga, aunque al día siguiente el gobierno de Manuel Ávila Camacho la declaró inexistente.

El SNTSS se mantuvo dentro de la estructura corporativa del PRI, hasta 1989, cuando su secretario general Antonio Punzo Gaona renunció a la secretaría general y fue sustituido por Miguel Ángel Sáenz Garza, quien se autodefinía como un hombre de izquierda y ocasionó un alejamiento del PRI, pero en 1994 regresaría a las filas del Revolucionario Institucional con la llegada de Antonio Rosado García.

Sin embargo, bajo ese liderazgo, el sindicato decidió abandonar las filas del Congreso del Trabajo (dominado por organizaciones afines al gobierno, priístas principalmente) en 1997 y su inclusión al movimiento denominado forismo sindical que derivó en la conformación de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) a la que el SNTSS se adhirió.

Esa situación marcó un nuevo más drástico distanciamiento del PRI. Así permaneció en la UNT, de donde surgieron varios diputados federales del Partido de la Revolución Democrática.

Sin embargo, con la llegada de Felipe Calderón Hinojosa a la presidencia de la República, el entonces secretario general del sindicato, Valdemar Gutiérrez Fragoso, a un mes de asumir el cargo, hizo público el apoyo al jefe del Ejecutivo federal, surgido del Partido Acción Nacional.

La alianza con el gobierno se hizo más evidente cuando, en las elecciones intermedias del 2009, el PAN designó como su candidato a una diputación federal a Valdemar Gutiérrez.

Para enero del 2014, ya con el regreso del Revolucionario Institucional a la presidencia de la República y con Manuel Vallejo Barragán como secretario general del SNTSS, esa organización sindical firmó con el PRI su integración a la Confederación Nacional de Organizaciones Populares y se acordó que sindicalistas del IMSS se afiliaran al tricolor.

Ese mismo año anunciaron la creación del Federación Nacional de Trabajadores de Sindicatos Unidos de la que forman parte.

De ese equipo era Arturo Olivares Cerda, el actual secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social  que ahora tiene el reto de evitar la desbandada de sus representados hacia el recientemente creado Sindicato Nacional democrático de Trabajadores del Seguro Social, el cual es liderado por Armando Rosales Torres.

Hay quienes señalan que el equipo de Pacheco Hernández estaría buscando acercamiento con el presidente López Obrador y Morerna pero, al menos en el PES, tiene enemigos de peso, como el presidente de la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados, Jesús Baldenebro Arredondo, quien asegura que fue expulsado del SNTSS de manera injusta por Olivares Cerda.

[email protected]