La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) afirmó que habría reducción de la pobreza en los adultos mayores si desde el 2010 todos los individuos de 70 años o mayores, sin jubilación o pensión, hubieran sido beneficiarios del programa 70 y Más, o si la edad mínima de ingreso al programa hubiera sido de 65 años, como ahora lo plantea el presidente Enrique Peña Nieto.

Con la universalización del programa en el 2010, la pobreza se hubiera reducido en 288,957 personas, mientras que la pobreza extrema hubiera disminuido en 322,919 personas. Asimismo, la carencia por acceso a la seguridad social se habría eliminado para 1 millón 100,000 personas , expone.

Las cifras fueron plasmadas en el Diagnóstico integral de la problemática alimentaria en México , el cual coordinó la Dirección General de Análisis y Prospectiva de la Sedesol y del cual El Economista tiene copia.

Cabe destacar que el programa 70 y Más operaba sólo en las comunidades rurales. Apenas en el 2012, el Presidente Felipe Calderón propuso la ampliación a nivel urbano.

Si esta medida se hubiera tomado en el 2010, luego de la crisis económica, la población con al menos tres carencias sociales habría sido menor en 391,107 personas, destaca el diagnóstico de la dependencia encabezada por Rosario Robles.

El documento tomó en cuenta la información en el Módulo de Condiciones Socioeconómicas de la ENIGH (MCS-ENIGH) 2010 para calcular los resultados de pobreza bajo dos escenarios distintos.

Primero, se consideró el escenario observado en el que el programa apoyó a las y los adultos mayores en localidades de hasta 30,000 habitantes; segundo, se consideró el escenario contrafactual en el que ninguna persona recibió beneficio alguno por parte del programa .

De haberse reducido el umbral de estrada al programa a 65 años, la población en condición de pobreza hubiera sido menor en 502,133 personas, afirma.

Además, la pobreza extrema hubiera descendido en 592,190 personas y la población con carencia por acceso a la seguridad social habría caído en 2 millones 197,891 personas.

Destaca que 70 y Más es exitoso. En la actualidad hay 2.1 millones de beneficiarios y las transferencias monetarias otorgadas evitaron que al menos 250,000 personas cayeran en pobreza.

Asimismo, se estima que sin el programa el número de individuos en pobreza extrema habría sido mayor en 384,000 personas.

Será a principios de enero cuando el presidente Enrique Peña Nieto relance el programa 70 y Más, el cual se llamará Pensión para Adultos Mayores y para ello se pidieron 26,000 millones 944,706 pesos al Congreso de la Unión.

[email protected]