El reportero Francisco Romero Díaz, conocido popularmente como Ñaca Ñaca, fue asesinado en la mañana en Playa del Carmen, Quintana Roo, luego de haber denunciado amenazas en su contra y estar bajo protección del mecanismo de la Secretaría de Gobernación (Segob).

De acuerdo con los primeros reportes, el cuerpo del dueño del sitio especializado en nota policiaca Ocurrió Así fue localizado en el estacionamiento del bar La Gota, en la calle 25 sur, entre 110 y Arco Vial, en la colonia Forjadores.

El asesinato de Francisco Romero Díaz se suma al de Rubén Pat Cahuich, ocurrido en el exterior del bar Arre de esta misma ciudad el 24 de julio del 2018, de quien también fue su colaborador en el portal Semanario Playa News.

Antes del crimen de Pat Cahuich, fue asesinado el 29 de junio del mismo año José Guadalupe Chan Dzib, también colaborador de Semanario Playa News.

De acuerdo con Artículo 19, tanto Romero como Pat contaban con medidas de protección del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Segob.

La Fiscalía General de Quintana Roo informó que Francisco Romero Díaz presentó el pasado 12 de abril una denuncia por amenazas, de las que tomó conocimiento esta dependencia y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión de la Fiscalía General de la República.

El asesinato del periodista ocurre en un contexto de enfrentamiento entre el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y la alcaldesa de Solidaridad, Laura Beristain, municipio al que pertenece Playa del Carmen, por el control de la seguridad.

Y es que tras un ataque armado ocurrido el 14 de mayo en la Cervecería Chapultepec, que dejó como saldo una persona muerta y 11 heridos, el gobernador decretó aplicar el Mando Único en el municipio de Solidaridad, lo que generó la disputa con la edil.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó el asesinato y llamó a las autoridades a brindar seguridad a los familiares de Romero e investigar hasta dar con los responsables sin descartar ninguna línea de investigación.

“Este organismo constitucional autónomo solicitó en específico a la fiscalía estatal investigar de inmediato los hechos y allegarse de toda la información necesaria, con énfasis en la posible vinculación entre la agresión y las notas periodísticas que el comunicador difundía en su página de noticias, con el fin de dar con los responsables para presentarlos ante la justicia y reciban el castigo que en derecho corresponda”, expuso en un comunicado la comisión.