El plan económico que presentó el equipo del candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador, denominado “Pejenomics: hacia una economía para todos”, tiene buenas intenciones, pero no se aclara cómo y con qué recursos se llevarán a cabo, coincidieron expertos consultados por El Economista.

“Estas propuestas las hemos escuchado de alguna forma u otra de los tres candidatos punteros en las encuestas, el problema es que ninguno define cómo se lograrán sus objetivos y es algo que tenemos que exigirles”, expuso el economista Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Comentó que uno de los puntos que se plantean en el plan económico de AMLO es la autosuficiencia alimentaria, la cual a su parecer no tiene sentido, pues las teorías económicas son claras en cuanto a que no se debe producir un producto en el país, si te cuesta más barato hacerlo en el extranjero.

“Por qué tenemos que producir cierto alimento cuando en Argentina o Estados Unidos se produce con mucho mayor eficiencia y productividad, y también por qué Japón o Rusia tendrían que producir algo que en México se hace mucho mejor. De eso se trata el comercio, les compramos lo que ellos hacen bien y ellos compran lo que nosotros hacemos mejor”.

Remarcó: “es contradictorio que en el plan se dice que están a favor de la globalización, la cual implica una apertura comercial y por el otro planteen la autosuficiencia alimentaria. “Eso es absurdo, pareciera que quieren cerrar la economía para consumir sólo lo que se produce en México”.

SÍ A UNA REINGENIRÍA DEL GASTO, PERO ¿CÓMO?

El documento que consta de 18 páginas y que se encuentra en línea para su consulta, indica que, en caso de que gane el candidato a la coalición Juntos Haremos Historia, en su gobierno no se crearán ni se incrementarán los impuestos existentes.

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), coincidió en la urgencia de realizar una reingeniería del gasto público; sin embargo, cuestiona cómo se hará si no se está considerando incrementar los ingresos presupuestarios.

“Estoy a favor de una revisión a fondo del gasto público, pero debe aclararse cómo van a cubrirse las presiones que ya tiene el gasto como las pensiones, gasto en salud y el costo financiero de la deuda, si no hay más ingresos”, refutó.

Refirió que si bien las propuestas de López Obrador está buscando generar ahorros a través de la eliminación de la corrupción, va haber un momento en que se llegue a tope y se requieran más recursos.

“Es muy bello decir en campaña que no vas a subir impuestos, pero van a topar con pared muy pronto, porque el país va a necesitar ingresos tributarios. Si bien te subirán por combatir la evasión fiscal y por informalidad, van a topar muy pronto con pared”.

Para el director del CIEP, el Pejenomics sólo busca mandar un mensaje de ortodoxia económica para tranquilizar al país, lo cual es razonable, pero deben explicar los cómo.

CONTINUIDAD DEL MODELO ACTUAL

En el documento expone que la prioridad es reactivar la economía del país a través de la creación de programas que incentiven la inversión en las empresas y en infraestructura.

Raymundo Tenorio, economista del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey criticó que algunos de los programas que se proponen en el proyecto, ya existen, por lo que no ve una propuesta nueva, sino a su parecer sólo se está dando continuidad del modelo actual.

“Algunas de sus propuestas ya están planteadas como el de crear un fondo mixto de inversión público y privada para detonar proyectos de infraestructura, el cual ya existe, sólo es cambiarle el nombre a lo que hay actualmente en la Ley de Asociaciones Público-Privadas”.

Con respecto a la propuesta de aplicar una política de cero endeudamientos comentó no es una buena idea, pues ello implicaría recortar el gasto y especialmente en inversión como se ha hecho en este sexenio.

“En general es un mix entre un modelo de continuidad en algunos aspectos como que no habrá marcha atrás con la apertura global, pero no toca el tema de la productividad y el problema de la informalidad”.

HAY MÁS POLÍTICA, MENOS ECONÓMIA

Para Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señala que si bien el Pejenomics está respaldado por grandes economistas de la talla de Gerardo Esquivel, Carlos Urzúa, Jesús Seade y Graciela Márquez, habría que ver qué tanto caso les hace López Obrador, quien a su parecer está más concentrado en lo político que en lo económico.

“Lo que más duda me genera es qué tantas influencias tienen los economistas en el equipo de AMLO, pues sus resortes están más en la política y sus ideales que en las ideas del buen manejo económico”.

Molano espera que sus asesores económicos puedan dar una mejor claridad sobre cómo se llevarán a cabo las principales propuestas económicas porque “creo que ellos se imaginan que el tamaño de la bolsa distribuible del gasto público es más grande de lo que en realidad es”.

Concluyó que el dicho de “prometer, no empobrece”, en realidad sí empobrece al país, a los candidatos no, pero a la gente sí.