Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco se dijo profundamente apenado por el asesinato del sacerdote Gregorio López Gorostieta, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el jueves anterior.

Las condolencias del pontífice fueron enviadas a través de un telegrama firmado en su nombre por el secretario de Estado, Pietro Parolin, y dirigido al obispo de la diócesis a la cual el cura pertenecía, en Ciudad Altamirano, Maximino Martínez Miranda.

El texto transmitió el más sentido pésame del líder católico tanto al obispo como a todo el clero de su demarcación eclesiástica, a las comunidades religiosas y a los fieles.

Además aseguró que el pontífice reza por el eterno descanso de López Gorostieta, víctima de una injustificable violencia .

Su santidad, al expresar una vez más su firme reprobación de todo atentado a la vida y dignidad de las personas, exhorta a los sacerdotes y demás evangelizadores de la diócesis a proseguir con ardor su misión eclesial a pesar de las dificultades, siguiendo el ejemplo de Jesús, el buen pastor , indicó.

Con esos sentimientos, mientras desea hacer llegar también a los familiares del padre López Gorostieta su cercanía en tan dolorosa prueba, el sumo pontífice imparte a dicha comunidad eclesial la confortadora bendición apostólica como signo de esperanza cristiana en el Señor resucitado , agregó.

El sacerdote desapareció el 22 de diciembre del seminario en el que impartía clases en la zona de Tierra Caliente, en Guerrero y fue encontrado muerto el jueves.

mac