Nuevas lluvias provocadas por una depresión tropical amenazan con incrementar el nivel de los ríos del noreste de México, donde 15 personas murieron y 40,000 perdieron sus casas en la última semana tras el paso del huracán Alex, advirtieron autoridades este jueves.

El Servicio Meteorológico Nacional anunció en un reporte que la depresión tropical proveniente del golfo de México causará "inundaciones y deslaves" en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

"Estamos en alerta máxima en la frontera norte donde ahora la situación ya es crítica", dijo el gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, quien declaró la alerta máxima en el norte de su estado, limítrofe con Estados Unidos, ante el desbordamiento inminente de los ríos Bravo y Conchos.

Las lluvias de la última semana obligaron a abrir las compuertas de al menos cinco presas, lo que forzó la evacuación de 25,000 personas en Nuevo León y Tamaulipas, incluido un poblado entero.

Los 22,000 habitantes de Anahuac fueron llevados a refugios, horas antes de que las aguas comenzaran a anegar el pueblo.

En Monterrey, capital de Nuevo León y la tercera ciudad de México con 4 millones de habitantes en su área metropolitana, maquinarias trabajaban en la limpieza y el restablecimiento de varias vías, que quedaron anegadas por deslaves de lodo y rocas tras el paso de Alex.

Alex, el primer huracán de la temporada en el Atlántico ingresó hace una semana a territorio mexicano con vientos de hasta 160 km por hora y aunque perdió fuerza dejó sobre la zona una amplia nubosidad que ha mantenido las lluvias en la región.

El presidente Felipe Calderón visitará las zonas afectadas por las inundaciones, anunció su despacho, mientras la estatal Comisión Nacional del Agua (Conagua) conformó una comisión de expertos para hacer el seguimiento a la situación.

RDS