En un escenario adornado con hojas de maíz elaborado por artesanos originarios de Huamantla, Tlaxcal, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció su primer discurso a la Nación y recibió el bastón de mando de los representantes de los pueblos indígenas mexicanos. 

El presidente decidió a última hora pronunciar su mensaje desde la Plaza de la Constitución y no desde el balcón de Palacio Nacional como estaba previsto. En su camino López Obrador saludó a los asistentes que gritaban a coro "Es un honor estar con Obrador".

Dos sacerdotes indígenas realizaron un ritual de purificación para desearle buena suerte al nuevo presidente de México y a su esposa Beatriz Gutiérrez.

"Mandar para el pueblo" fue la consigna bajo la que Andrés Manuel López Obrador recibe el bastón de mando de la mano de representantes de los pueblos indígenas y afroamericanos.

La recepción de este símbolo, aseguraron los representantes, significa la confianza y el compromiso de estas comunidades. Y exige al presidente de México trabaje para la cuidar la permanencia de los pueblos indígenas, su cultura y sus tradiciones.

Buscando la participación de estos grupos y el respeto a ellos y el cumplimiento de sus derechos humanos. Los pueblos indígenas y afroamericanos aseguraron en la plaza del Zócalo capitalino que "a nombre de todos los pueblos entregan el bastón como símbolo que guiará al presiente en su gestión presidencial.

"Aquí está el bastón de mando, aquí está el bastón con el que gobernará al pueblo", "este bastón fue consagrado en el centro ceremonial y guarda la sabiduría de nuestros ancestros", fueron algunas de las frases que se escucharon en la celebración.

"Vientos del este, casa de la luz, con amor te saludamos e invocamos tu divina presencia. Que la luz inunde nuestros corazones, que la oscuridad se disipe, que la luz del amor nos permita integrarnos al concierto de la luz infinita. Ometéotl, que así sea", comenzó el sacerdote que realizó la ceremonia, haciendo referencia al dios dual de la cultura mexica.

Siguieron los saludos correspondientes a los otros tres puntos cardinales, hacia donde todos los asistentes al Zócalo se giraron.  

"Hagamos alianza de lo mucho que tenemos en común porque todos necesitamos de todo", fue la premisa para la entrega del bastón de mando de los pueblos indígenas y afromexicanos", continuó.

"Venimos con todo respeto pero con toda responsabilidad a entregar en sus manos el bastón de mando para que sirve a usted para mandar obedeciendo al pueblo. Estamos convencidos de que el pueblo de México vivirá una transformación. Aquí está el bastón de mando. Aquí está el símbolo con el que usted dirigirá al pueblo de México siempre y cuando queremos ser tomados en cuenta en los planes que tenga usted para el pueblo de México", dijo la representante de los pueblos indígenas.

"Los pueblos indígenas y el pueblo afroamericano le entrega su confianza y su compromiso", remató para luego entregarle el bastón de mando rematado con una figura de Quetzalcóatl.

También estuvo presente un representante de los pueblos indígenas de Norteamérica.

rrg