La reforma educativa no será abrogada, y las cosas buenas tendrán continuidad en caso de que Andrés Manuel López Obrador gane la Presidencia de la República en el 2018, afirmó Esteban Moctezuma Barragán, a quien el precandidato presidencial de Morena propuso este jueves como Secretario de Educación Pública.

Entrevistado luego de que López Obrador lo propuso como titular de la SEP en el 2018, Moctezuma Barragán dijo que la reforma educativa sería sometida a consulta entre maestros, padres de familia y alumnos para determinar qué rubros de la reforma se mantendrían y cuáles sometidos a revisión.

“Se tienen que hacer foros, hablar mucho con los maestros, con los padres de familia, con los propios alumnos, hay que hacer una gran consulta”, aseveró.

Argumentó que con el ex titular de la SEP, Emilio Chuayufet, hubo una consulta, “y uno de los hallazgos fue que el magisterio estaba sentido, molesto, decepcionado por cómo se les había tratado, y entonces una de las cuestiones es revalorar la función magisterial para que tengamos en los maestros el vehículo más capacitado para impartir enseñanza”, comentó.   

Dijo que la intención es que “todo lo bueno permanezca, y lo malo obviamente se revise como cualquier reforma”.

¿En caso de ganar, no propondrían una contrareforma educativa? –se le preguntó.

“Es muy claro lo que dije, lo bueno se queda y lo malo lo deciden alumnos, maestros, padres de familia y obviamente hay que ser abiertos a que en las cosas buenas haya continuidad”, aseveró.

jmonroy@eleconomista.com.mx