• El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha propuesto habilitar dos nuevas pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, a 35 kilómetros del actual aeropuerto de la Ciudad de México, como una solución al problema de saturación de la terminal capitalina. Con ello, además, suspendería la construcción de un nuevo aeropuerto en Texcoco, que considera una obra "faraónica" y costosa.
  • López Obrador ha sido poco explícito sobre su plan para Santa Lucía. Sus asesores tampoco han contribuido a esclarecer la propuesta. Lo que han reiterado, una y otra vez, es que se tendrá un ahorro de 140,000 millones de pesos y se mantendrán las operaciones del actual aeropuerto.
  • Expertos en aeronáutica son claros: la propuesta de Santa Lucía no cuenta con argumentos técnicos y la distancia con el aeropuerto operativo complicará la competitividad de las aerolíneas por sus tiempos de conexión. Temen que la distancia entre terminales provoque interferencia entre las aproximaciones de las aeronaves (aterrizar y despegar).
  • Santa Lucía “aumentaría solamente entre 15 y 20% la capacidad de operaciones, lo que no sería una verdadera solución”, dijo una especialista. México necesita ya mayor capacidad aeronáutica en el centro del país, pues se proyecta que para 2021 existirá una demanda de 50 millones de pasajeros y 540,000 millones de toneladas de carga.

La propuesta de Andrés Manuel López Obrador de construir dos nuevas pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, en el Estado de México, no cuenta con argumentos técnicos para echarla a andar y su separación de 35 kilómetros del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que en el proyecto permanecería activo, complicará la competitividad de las aerolíneas por sus tiempos de conexión.

La idea de López Obrador, presidente electo de México, es dotar de capacidad comercial la terminal de Santa Lucía para detener las obras de la mayor obra de infraestructura del país en 100 años: el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que el Gobierno de la República desarrolla en Texcoco.

Más allá de prometer un “importante” ahorro y que estén en operación los dos aeropuertos en un periodo no mayor a tres años, la oferta de López Obrador no es considerada como seria por los especialistas relacionados con el sector aeronáutico. Suspender las obras en el NAIM, dicen, afectaría la imagen-país y generaría incertidumbre entre inversionistas. En lo que nadie duda es en la necesidad de resolver el problema de saturación del actual aeropuerto.

Desde la parte aeronáutica, la conclusión es que no es viable por la fuerte interferencia que hay en las aproximaciones de aeronaves (para aterrizar o despegar) entre la zonas referidas, ha dicho Bernardo Lisker, director internacional del Centro de Desarrollo de Sistemas de Aviación Avanzados, de Corporación MITRE, una organización sin fines de lucro dedicada a apoyar asociaciones público-privadas en materia de aviación, defensa, seguridad interior, ciberseguridad y otras áreas.

A pesar de ello, el ganador de la elección presidencial no ha cambiado su posición, desde noviembre de 2015, de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la cual considera una obra faraónica que costará poco más de 189,000 millones de pesos, pero tampoco ofrece mayores detalles de su alternativa.

López Obrador ha sido poco explícito sobre su plan para Santa Lucía: “Es muy probable que vamos a hacer las dos pistas del nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía. Nos vamos a ahorrar 140,000 millones de pesos y porque no queremos que se cierre el actual aeropuerto. Vamos a llevar a cabo esa transferencia, vamos a utilizar en otras cosas los terrenos en Texcoco. Ya estamos trabajando con ese propósito”, dijo el 13 de marzo. Sus asesores tampoco ayudan: el 26 de abril, Javier Jiménez Espriú, asesor en temas de transporte y comunicaciones de AMLO, dijo en una entrevista televisiva que al equipo de campaña le preocupan la ubicación y los problemas medioambientales de la obra, sin dar mayores detalles sobre la propuesta en Santa Lucía.

Bernardo Lisker dijo a medios de comunicación mexicanos en noviembre de 2017 que no tenía duda sobre “la buena fe” de la propuesta que busca resolver un problema de saturación que ya no se puede sostener; sin embargo, lo que le presentaron para analizar de Santa Lucía se enfoca únicamente en los temas de lado tierra (edificio terminal, torre de control, estacionamiento). “Lo que hemos visto (desde 2015) es que carecía del análisis aeronáutico que es el que no permite la solución que ellos proponen. Simplemente, en nuestro campo no se debe divorciar jamás el lado tierra del lado aire (sistemas de navegación, de ayuda, dirección de las pistas)”, dijo Lisker.

¿Y el crecimiento aéreo?

El AICM fue oficialmente declarado en 1943 como un aeropuerto internacional y a la fecha ofrece servicio a 29 aerolíneas que vuelan a 109 destinos, 56 destinos internacionales. Durante 2017 movilizó 44.7 millones de pasajeros y 537,262 toneladas de carga (7.1 y 19% más que el año previo). Las más recientes proyecciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), como cabeza de sector, refieren que en 2021 existirá, en el centro del país, una demanda de 50 millones de pasajeros y 540,000 millones de toneladas de carga.

Las dos pistas que tiene la terminal de la Ciudad de México no pueden operar simultáneamente y por la cercanía entre ellas ya no hay posibilidad de incrementar operaciones y atender necesidades futuras.

Buscar una solución al respecto no es algo que se gestó en este sexenio. El crecimiento económico y turístico que ha tenido México (y su potencial) hizo que desde hace 30 años se visualizara la necesidad de construir otro aeropuerto para no detener los flujos de pasajeros y carga. Los gobiernos encabezados por el PRI y el PAN hicieron diversos estudios, aunque no pudieron iniciar la construcción por diversas circunstancias. La ubicación geográfica ya estaba definida. “Texcoco es el único sitio de la Ciudad de México que es razonablemente cercano al centro de población y proporciona soluciones a muy largo plazo”, dijo Lisker.

Para la presidenta del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), Gloria Guevara, cancelar la construcción del nuevo aeropuerto pondría a México en desventaja competitiva a escala global. “Se tiene que seguir invirtiendo en infraestructura para poder cubrir la demanda de crecimiento de pasajeros. Si no se invierte es un riesgo. No hay que cancelar ningún proyecto de infraestructura, porque si se cancelan no se siembra para poder cosechar más adelante. No se avanza”, dijo Guevara.

Para Rosario Avilés, experta en temas de aviación, la propuesta de López Obrador tiene como principal complicación la parte técnica, por las interferencias de aeronavegabilidad para operar dos aeropuertos a una distancia de 35 kilómetros, pero tampoco hay garantía de que pueda ser más barato su proyecto ni que genere la capacidad de operación que se requiere en el corto y mediano plazo. “Son dos terminales que conviven en el mismo espacio aéreo, están demasiado cerca. Además, dicen los controladores aéreos que se aumentaría solamente entre 15 y 20% la capacidad de operaciones, lo que no sería una verdadera solución y nos podría pasar, como país, que nos quedemos atorados por algunos años”, dijo Avilés.

El impacto a aerolíneas

El crecimiento de la aviación en México se ha traducido en más y mejor flota de las aerolíneas locales, que al cierre de 2017 sumaron 355 aviones con una edad promedio de 8.2 años, la más joven en toda la historia. En los recientes seis años, Aeroméxico, Volaris, Interjet, VivaAerobus y Aeromar anunciaron la compra de nuevos aviones para programas de renovación o ampliación. Teniendo en mente la apertura de un nuevo aeropuerto en el centro del país, las empresas han firmado convenios de compra por más de 280 aviones, de diferentes tamaños.

“Si no se construye la terminal que está en proceso se podrían usar los aviones en otro tipo de estrategia a largo plazo (vuelos regionales, por ejemplo), pero resultaría fallido. Si piensas que tu demanda crecerá porque tendrás un hub (centro de operaciones) en el centro del país y que vas a conectar con el centro del país, pero luego te cambian planes se generaría algo complicado, porque además se tienen que tomar en cuenta todos los empleos que se afectarían”, dijo Avilés.

[email protected]

 

[Actualización: Una versión de esta nota se publicó el 27 de abril del 2018]