El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) como órgano de vigilancia continuó ayer la labor de limpieza en el Poder Judicial de la Federación, al suspender de sus funciones a Ricardo Hiram Barbosa Alanís, juez III de Distrito en Materia Administrativa del IV Circuito asentado en Nuevo León.

El órgano rector manifestó que decidió suspender temporalmente al funcionario de su cargo con el fin de facilitar la investigación relativa a los hechos que se le imputan , esto en ejercicio de las facultades que le otorga la Constitución Política y la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación que lo faculta.

En los últimos 15 días el Consejo de la Judicatura Federal ha destapado varios casos: aplicó sanciones al magistrado Miguel Ángel Ramos Pérez, integrante del I Tribunal Colegiado del II Circuito en el Estado de México por acoso de una subalterna, lo que le costó que los consejeros no lo ratificaran en el cargo.

CORRUPCIÓN

La segunda acción la aplicó el pasado fin de semana al destituir y poner a disposición de la Procuraduría General de la República -que consignó ante un juez federal- a Esiquio Martínez Hernández, secretario de acuerdos del Juzgado IX de Distrito en Materia Administrativa con sede en el Distrito Federal, por haber encontrado movimientos en sus cuentas bancarias por 432 millones 536,378 pesos.

Ahora el Consejo de la Judicatura decidió separar del cargo al impartidor de justicia Barbosa Alanís para ser investigado ante la existencia de diversas quejas administrativas presentadas en su contra, las cuales no se revelaron.

Aunque trascendió que entre las acusaciones que se le atribuyen a Barbosa Alanís están el presunto otorgamiento de amparos a casinos en Monterrey, Nuevo León.

Cabe destacar que la suspensión decretada no prejuzga sobre la responsabilidad del Juez de Distrito mencionado. Dicha suspensión constituye una medida cautelar... , concluyó el Consejo de la Judicatura Federal.

rtorres@eleconomista.com.mx