Diariamente desaparecen cuatro y asesinan a 3.6 niñas, niños y adolescentes, sin que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador atienda los urgentes llamados a desarrollar una estrategia nacional de prevención y atención a la violencia armada contra dicho segmento poblacional.

Así se consigna en el Balance Anual 2019 de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), presentado en el Senado de la República.

Con base en cifras oficiales, el reporte precisa que, comparando únicamente los primeros siete meses de cada año desde el 2015, el 2019 representó el periodo más violento respecto al delito de feminicidio en contra de niñas y adolescentes “con un crecimiento de 13.5% respecto al mismo periodo del 2018”.

Entre el 2015 y 2019, refiere el documento, el Estado de México, Veracruz, Jalisco y Chiapas fueron las entidades más letales por razones de género en contra de niñas y adolescentes, con 55, 33, 23 y 21 víctimas, respectivamente.

“El nuevo gobierno tiene la oportunidad histórica de lograr un cambio profundo en el país al priorizar el interés superior de la niñez como lo establece el Artículo 4° Constitucional”.

[email protected]