El 2016 fue el segundo año con el mayor número de homicidios dolosos registrados en la Ciudad de México en las últimas dos décadas, sólo después de 1997, informó el Observatorio Nacional Ciudadano.

La tasa de este tipo de homicidios en la capital se ubicó el año pasado en 10.76 por cada 100,000 habitantes; en 1997 la cifra fue de 10.98, explicó Francisco Rivas, director del Observatorio, durante la presentación del Reporte de Incidencia Delictiva 2016 de la Ciudad de México.

De igual manera, el 2016 fue el peor año de estos últimos 20, es decir, desde que tenemos datos oficiales en materia de homicidio por arma de fuego y fue el peor año en materia del número de víctimas de homicidio desde que tenemos este dato desagregado , alertó.

Los delitos que registraron un mayor aumento el año pasado fueron el robo a casa habitación y robo a transeúnte, esto, dijo Rivas, no es algo coyuntural , ya que hay una tendencia marcada desde el 2014.

En el ámbito delegacional, Rivas precisó que son cuatro las demarcaciones que concentran el mayor número de delitos; Cuauhtémoc, Benito Juárez, Venustiano Carranza e Iztapalapa.

La delegación Cuauhtémoc pasa por una crisis de inseguridad al ser líder en cinco de los 10 ilícitos medidos por el Observatorio Nacional Ciudadano; es la demarcación que más delitos registra de extorsión, robo con violencia, robo a negocios, robo a transeúnte y violaciones.

En total, en 10 de las 16 delegaciones se registraron aumentos en los delitos, dijo Rivas.

Expuso que en comparación con el 2015, Magdalena Contreras registró un aumento en ocho delitos de alto impacto, Xochimilco en siete, Milpa Alta en seis y Azcapotzalco, Benito Juárez, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Tlalpan y Tláhuac registraron aumento en cinco ilícitos.

Esto nos habla no sólo de un problema de incidencia delictiva generalizada, sino que en lo particular las delegaciones están viviendo un proceso de descomposición , añadió.

A nivel nacional, la Ciudad de México se convirtió en la entidad número tres, sólo después de Tabasco y Baja California , respecto de la frecuencia de homicidios dolosos entre sus habitantes.

Sobre el tema de secuestros, en el 2016 se abrieron 100 carpetas de investigación por este delito en la Ciudad de México, 54 de éstas fueron abiertas ante el fuero federal, lo que significa, especificó Rivas, que hay una desconfianza en los ciudadanos para ir a denunciar ante las autoridades, y también quiere decir que quienes son víctimas de este delito consideran mucho más eficaz y eficiente el trabajo con la Federación mas que con las unidades especializadas locales .

Como recomendaciones en su informe, el Observatorio indica que debe de haber mayor voluntad política por parte de las autoridades encargadas de justicia y seguridad para poder colaborar con la sociedad civil.

Además de generar políticas de prevención del delito que utilicen como punto focal la inteligencia generada para poder prevenir los ilícitos.