El 30 de marzo las autoridades mexicanas declararon la emergencia sanitaria a escala nacional lo que implica la suspensión inmediata de todas las actividades económicas y sociales no necesarias o fundamentales. Por lo menos del 30 de marzo al 30 de abril, un periodo que abarca 21 días hábiles.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell informó durante la conferencia matutina que las actividades esenciales en el sector público, privado y social involucran a todas las que directamente o indirectamente son necesarias para poder atender y hacer frente a la contingencia y a la vida humana.

Entre éstas están la producción agropecuaria y de alimentos procesados y su distribución, los servicios médicos y de apoyo, la distribución de servicios básicos en el hogar, el comercio exterior, las actividades de logística, la información en medios masivos y la operación de programas sociales gubernamentales.

Las actividades consideradas como esenciales, que continuarán funcionando con normalidad durante la emergencia sanitaria no sólo proveen de los insumos y servicios básicos a la población, también ayudan a que la economía no se paralice totalmente y el impacto del coronavirus Covid-19 sea menos pronunciado.

¿Cuáles son estas actividades, su aportación y cuántos mexicanos se ocupan en ellas?

De acuerdo con cifras del Inegi, los sectores relacionados con las actividades calificadas como esenciales por las autoridades generaron alrededor del 25.2% del PIB nacional durante el 2019 y dan empleo a cerca de 14.7 millones de trabajadores, sin considerar algunas actividades como la preparación de alimentos y el comercio minorista.

La fuente de las cifras citadas es el Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) en sus proyectos estadísticos: ENOE (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo) y el Sistema de Cuentas Nacionales.

Actividades económicas que son esenciales

  • Los servicios médicos y de apoyo: funcionarán todas las actividades relacionadas con la salud de la población, los hospitales, clínicas, unidades familiares de atención, las actividades paramédicas y servicios de apoyo.

Durante el 2019 la generación económica de los servicios médicos y de asistencia social fue equivalente al 2.1% del PIB nacional. Cerca de 1.7 millones de mexicanos se encuentran ocupados en actividades relacionadas con la salud y la atención, de los cuales el 68% son mujeres y el 32% restante hombres.

La justificación de la actividad en estos sectores durante la emergencia recae en que son explícitamente necesarios para atender la pandemia del Covid-19 y todo el personal trabaja en primera línea para combatirlo.

  • Los servicios de seguridad pública: protección ciudadana,  procuración e impartición de justicia y actividades legislativas.

Durante el 2019 estas actividades aportaron 3.9% al PIB nacional. Alrededor de 2.4 millones de personas se encuentran trabajando en actividades relacionadas con la impartición de justicia, la protección ciudadana y la legislación a escala federal y estatal.

En el lapso decretado para la emergencia sanitaria, las autoridades aseguraron que es necesaria la operación de estos sectores con el fin de contener los efectos secundarios de la contingencia y el desarrollo de eventos delictivos, así como la priorización de la justicia.

  • Servicios financieros: actividades financieras, de seguros, recaudación tributaria (SAT) y otras actividades relacionadas.

Durante el 2019 este sector generó el 4.7% del PIB nacional. En él se ocupan 578,111 personas a escala nacional, con una participación femenina de 52% y una masculina de 48 por ciento.

El gobierno anunció que este sector se contempla por un lado, porque de algunas actividades como la recaudación tributaria (pago de impuestos) se genera la principal fuente de ingresos nacionales, y por otro, por su importancia económica.

  • Las actividades primarias: agricultura, ganadería, pesca y caza

En el 2019 este sector aportó 3.3% al PIB nacional y es uno de los que da empleo a una gran parte de la población mexicana. Cerca de 6.9 millones de trabajadores, mayoritariamente hombres, en las actividades primarias el 88% son hombres y el 12% restante mujeres.

Las autoridades aclararon la absoluta imposibilidad de paro en este sector debido a que representa la fuente principal para garantizar la seguridad alimentaria de la población mexicana.

  • Servicios de transporte, mensajería y logística: el transporte de mercancías y de pasajeros

Durante el 2019 estas actividades generaron el equivalente a 6.5% del PIB nacional. En este sector se ocupan 2.5 millones de mexicanos, de los cuales el 91% son hombres mientras que el 9% restante son mujeres.

De acuerdo con las autoridades, la justificación de mantener activo este sector es la necesidad de abastecer a los hogares de todos los insumos necesarios, que deben atravesar todas las cadenas de suministro correspondientes.

  • Servicios de información en medios masivos: periódicos, revistas, publicaciones, radio y televisión.

En el 2019 las actividades de este sector aportaron 3.1% al PIB nacional. En estas actividades de comunicación se ocupan 404,062 personas en el país, el 66% de los trabajadores de este sector son hombres y 42% mujeres.

El gobierno aseguró que la continuidad de estas actividades son esenciales en la emergencia sanitaria es esencial debido a la importancia de que la población se mantenga al tanto del avance del Covid-19 en el territorio nacional, así como de las medidas que se apliquen para mitigar sus efectos.

  • Servicios básicos en el hogar: actividades relacionadas con la generación, transmisión y distribución de electricidad, agua y gas a los consumidores

En el 2019 la generación económica de estas actividades alcanzó una participación de 1.6% en el PIB nacional. Dentro de este sector se registran alrededor de 203,959 trabajadores, con una representación masculina de 81% y una femenina de 19 por ciento.

Al igual que en la producción y distribución de alimentos, las autoridades sanitarias declararon la necesidad de operación de estas actividades para el desarrollo de la vida en los hogares.

Otras actividades que no paran

Adicional a estas se mencionó la continuidad de otras actividades durante la emergencia sanitaria esenciales para la protección social de la población:

  • Los servicios de cuidado a niños menores en estancias infantiles y a adultos mayores en todos los centros
  • La operación de los todos programas sociales; como las pensiones, apoyos a adultos mayores, becas a estudiantes o ayudas a la población con capacidades especiales
  • Atención en todos los ámbitos a las víctimas de violencia doméstica y sus hijos e hijas

Estas medidas buscan responder a la necesidad económica de los mexicanos cuya principal fuente de ingresos corresponde a los apoyos gubernamentales, a los trabajadores de las actividades antes mencionadas que no pueden cuidar a sus familiares menores o adultos mayores y a las mujeres que son víctimas de violencia dentro de sus hogares y no puedan mantenerse en aislamiento.

Aun con la operatividad de estas actividades consideradas como esenciales para atender a la emergencia sanitaria por la propagación del Covid-19, se recomendó que tanto en el sector público como en el privado y el social se consideren las restricciones pertinentes:

  • No reuniones de 50 personas o más
  • Lavado frecuente de manos
  • Estornudo con etiqueta
  • Saludo con distancia

La declaratoria de emergencia sanitaria se emite como una medida de corresponsabilidad social. Las autoridades especificaron que no existirán sanciones a quienes no respeten la normativa como procuración a la población vulnerable que no puede permanecer en aislamiento por necesidades económicas o personales.

La información se puede ampliar y consultar detalladamente en el sitio web: www.gob.mx/coronavirus