El Servicio de Administración Tributaria (SAT) hizo un llamado a los contribuyentes para que cumplan con sus obligaciones fiscales, como lo son el pago de impuestos y la presentación de la declaración anual, con el fin de tener recursos para atender la crisis por coronavirus en el país.

La autoridad fiscal, a cargo de Raquel Buenrostro, hizo énfasis en la importancia de la recaudación tributaria para que el gobierno cuente con mayores recursos para comprar ventiladores, equipo médico, insumos y medicamentos para atender a aquellos que se enfermen.

“Las contribuciones serán indispensables para mantener la operatividad de los programas sociales dirigidos a la población más vulnerable”, destacó el fisco.

Explicó que por la emergencia sanitaria, en donde México se encuentra en una Fase 2, el órgano recaudador ha tomado medidas preventivas para salvaguardar la salud de sus trabajadores y familiares, como operar con el personal mínimo requerido.

En este sentido, subrayó que desde la creación del SAT, en 1997, nunca se había enfrentado a una situación como la que se vive en estos momentos no sólo en México, sino a nivel mundial.

El fisco recordó que en marzo es la presentación de la declaración anual para personas morales, mientras que para abril le toca a las personas físicas presentar dicha obligación, por lo cual se ha preparado para ello y exhortó a los contribuyentes a cumplir con esta obligación, pese a que en días anteriores diversos sectores han pedido prórroga.

“Estamos cumpliendo con nuestra oferta de trámites y servicios en función de la contingencia. Exhortamos a personas morales y personas físicas a seguir contribuyendo y poniendo su granito de arena para solventar estos tiempos difíciles para nuestro país y el mundo”.

Asimismo, recomendó a los pagadores de impuestos a informarse sobre cualquier cambio en las disposiciones del SAT sólo por sus canales oficiales.

El órgano recaudador aseveró que las contribuciones deben ser equitativas y proporcionales, es decir, que los contribuyentes, sean personas físicas o moales, deberán cubrirlas en la medida de sus ingresos y consumos. La equidad significa que, a mayor ingreso, mayor deberá ser el tributo; a menor ingreso, menor será la contribución a pagar, explicó.

“En esta coyuntura apelamos a la dimensión social de grandes contribuyentes y a elevar el rango de valores como la solidaridad y la empatía. Cuando se habla de la economía moral, nos referimos al bienestar igualitario y fraterno para garantizar que los pobres, los débiles y los olvidados encuentren protección ante incertidumbres económicas”, añadió.

Para este año, el gobierno prevé que la recaudación tributaria alcance los 3.5 billones de pesos, de acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación; sin embargo, debido a la situación actual, algunos analistas prevén que la meta no se cumpla.