El gobierno federal anunció el Plan de Apoyo para el estado de Michoacán, que pretende frenar la violencia que han provocado en el último año el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel Unidos en dicha entidad.

Tras la conclusión del mandato del perredista Silvano Aureoles como gobernador de Michoacán, el presidente Andrés Manuel López Obrador acudió el viernes pasado a esa entidad, donde dijo que “ya no voy a tener nada que me impida venir libremente a Michoacán”, y sostuvo “hay la decisión, la voluntad política de apoyar al pueblo de Michoacán”.

Ofreció que el nuevo gobernador de la entidad, Alfredo Ramírez Bedolla, militante de Morena, será su representante en la entidad, y quien coordine la entrega de pensiones, becas escolares, desarrollo urbano, apoyos al campo y a pescadores, así como de vivienda, entre otros, que se entregarán a sus habitantes.

Cabe destacar que desde hace un año, pobladores de Aguililla, Coalcomán, Chinicuila, Buenavista y Tepalcatepec, han solicitado la intervención federal debido a enfrentamientos del CJNG con el Cártel Unidos, cuyos integrantes han cerrado los accesos carreteros a dichas comunidades, obligando a sus habitantes a abandonar sus viviendas, ya sea por temor o por amenaza de sicarios.

El secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, afirmó que la presencia en la entidad de elementos del Ejército, Marina y Guardia Nacional provocó que integrantes del CJNG se replegaran de los poblados de Aguililla, Tepalcatepec y Coalcomán.

La Sedena informó que el despliegue de seguridad contempla 4,402 elementos del Ejército; 4,990 de la Guardia Nacional y 7,500 de la policía estatal.

Por su parte, la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, presentó los avances en la construcción de la paz en Aguililla, y destacó 18 incursiones en terreno, 18 diálogos presenciales, 16 virtuales y la implementación de 28 proyectos con la participación de 22 dependencias federales.

jorge.monroy@eleconomista.mx