El año pasado, 22 personas defensoras de derechos humanos fueron asesinadas en México; la mayoría eran activistas que luchaban por derechos del medio ambiente y derechos comunitarios, según documentó la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos Para Todos (Red TDT).

Del total de estos asesinatos, 10 eran defensores de derechos ambientales; seis de la tierra y el territorio; y otros seis eran activistas que luchaban por los derechos de las personas LGBT+. Cinco eran mujeres.

El número de activistas asesinados el año pasado superó la cifra del 2019, cuando 21 personas defensoras fueron ultimadas por su labor, de acuerdo con los mismos datos de la Red TDT.

La organización advirtió que los defensores de derechos fundamentales desempeñan su labor en condiciones de alto riesgo.

“Con preocupación, destacamos que persisten las agresiones contra personas defensoras de la tierra y el territorio”. La ONG resaltó que los asesinatos muestran que no se ha parado la violencia.