El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó sobre el impacto que causó la pandemia por Covid-19 en los niños de México; entre las afectaciones más importantes se destacó la salud mental, educación y violencia familiar.

En su informe anual Unicef México 2020 la organización indicó que la pobreza fue la gran barrera para que los infantes pudieran continuar con sus clases a distancias, ya que sólo  5.1% de los hogares de nivel socioeconómico bajo señalaron contar con una computadora y 7.7% tener internet, situación que contrastó con los hogares de nivel socioeconómico alto donde 84.2% tenía computadora y 91.2% una conexión a internet.

“La actual crisis de aprendizaje derivada de la pandemia por la Covid-19 es otro de los desafíos que el país enfrenta, pues en años anteriores ya arrojaba cifras preocupantes: casi 80% de las y los estudiantes de educación primaria contaba solo con niveles mínimos de competencia en lectura, escritura y matemáticas, de acuerdo con la evaluación PLANEA 2018”, se lee en el informe.

Por otro lado, se detalló que durante el confinamiento obligado por la pandemia, se incrementó la incidencia de la violencia en los hogares mexicanos.

“El aumento de los niveles de estrés derivados de la inseguridad económica y alimentaria que han vivido las familias durante la pandemia contribuyó a que niños, niñas y adolescentes se enfrentaran a más episodios de violencia familiar. Esta situación se agravó aún más debido a las limitadas posibilidades para acceder a ayuda o a redes de apoyo en escuelas, con amigos y familiares a raíz del distanciamiento social”, se precisó.

Según estimaciones de la organización, de enero a junio del 2020 las llamadas de emergencia al 911 por incidentes de esta naturaleza aumentaron 45.8% en comparación con el mismo semestre del 2019.

ivan.rodriguez@eleconomista.mx