La falta de agua potable se agudizó en Nuevo León, principalmente en los municipios de García y Santa Catarina, donde más de 130,000 familias permanecen sin este servicio debido a los daños generados por el huracán Alex.

Hasta el momento, ya son cuatro días sin agua en estas poblaciones y cientos de colonias de Monterrey, pese a las previsiones del Servicio de Agua y Drenaje de Monterrey de restablecer el servicio a partir de las primeras horas de ayer.

El último reporte del Comité de Contingencias Hidrometeorológicas, detalla un total de 160,000 usuarios afectados, de los cuales 130,000 corresponden a los municipios de García y Santa Catarina, éste último el más afectado de la zona metropolitana.

La situación ha generado compras de pánico de garrafones y botellas de agua purificada, reportándose desabasto en los comercios de estas zonas, así como precios elevados en otros sectores a donde los colonos acuden a buscar el líquido.

De acuerdo con el director de Agua y Drenaje de Monterrey, Emilio Rangel Woodyard, unas 300 cuadrillas laboran para restablecer el servicio con el apoyo de 2,200 trabajadores y 400 vehículos.