Al inaugurar el Congreso Nacional de Tribunales (Conatrib), el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que no intervendrá en el Poder Judicial de la Federación. Sin embargo, hizo un llamado para que hagan una limpia de corrupción.

“Ir limpiando las instituciones, pero que lo hagan los mismos Poderes (Judicial y Legislativo), nosotros no vamos a imponer absolutamente nada. Queremos que haya justicia”, pidió el Primer Mandatario

Planteó que en su gobierno, “vamos a garantizar la plena libertad a Ministerios Públicos, a Jueces, a Magistrados y desde luego a Ministros”.

López Obrador dijo saber que actualmente hay una polémica sobre la actuación del Poder Judicial en la impartición de justicia, particularmente con lo que tiene que ver con amparos que han permitido la liberación de presuntos delincuentes.

“Yo soy partidario de que esto se vaya corrigiendo con respecto a la autonomía, a la independencia de poderes; y que surja de cada uno de los poderes, que no haya ningún tipo de propuesta externa”, refirió el mandatario federal al destacar que no promoverá ninguna reforma para renovar a los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Hay muy buena relación con el Poder Judicial de la Federación. Le tengo mucha confianza, respeto, al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Y tengo también confianza en los ministros y en los magistrados, en los jueces”, comentó.

El Primer Mandatario dijo que también tiene plena confianza en el Poder Legislativo, y en los legisladores federales de todos los partidos, pues dijo que las reformas a la Constitución que promueve su gobierno, no sólo requieren de mayoría simple, sino de mayoría absoluta, “que no se alcanzaría con un solo partido, con dos, con tres y se están llevando estas reformas para ajustar el marco legal”, señaló.

La inseguridad, el gran pendiente

El presidente López Obrador admitió que el problema de la violencia sigue siendo el tema a resolver más importante que tiene su gobierno.

“Y no hemos podido avanzar como quisiéramos en reducir, disminuir la incidencia delictiva, aunque estamos todos los días trabajando sobre esto, preocupados y ocupados sobre esto, que es la asignatura pendiente, que es nuestro reto, nuestro principal desafío”, resaltó.

Admitió que tan sólo el miércoles se registraron 63 homicidios en todo el país, “y así diario: robos de vehículos, robos a casa habitación, secuestros, todo lo que sucede. Estamos trabajando de manera coordinada, de manera conjunta, por eso tenemos confianza que vamos a poder entregar buenos resultados y vamos a ir serenando al país”.

Argumentó que ahora su gobierno cuenta con la Guardia Nacional, y disponer de 230,000 soldados y 65,000 marinos. “Claro, tenemos que cuidar que estas instituciones nos ayuden en la tarea de seguridad garantizando los derechos humanos y con el uso regulado de la fuerza”, aseveró.

En el evento estuvieron presentes el presidente del Poder Judicial de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez; el presidente de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos y presidente del Poder Judicial del Estado de México, Sergio Javier Medina Peñaloza; la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; el representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá.

También la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; el presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores y gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién; el fiscal general de la República, Alejando Gertz Manero; el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; el consejero jurídico del Ejecutivo federal, Julio Scherer Ibarra y, la presidenta del Congreso de la Ciudad de México, Isabela Rosales Herrera.

jmonroy@eleconomista.com.mx