Amnistía Internacional (AI) lanzó el lunes un pedido de "acción urgente" para varias familias del estado mexicano de Baja California que sufren supuestas intimidaciones por parte del ejército.

"Los familiares de tres hombres que han denunciado haber sido torturados mientras estaban bajo custodia del ejército han sido amenazados e intimidados por personal militar en sus casas (...) AI teme por su seguridad", informó la organización en un comunicado.

Amnistía explicó que los hechos tienen origen en la detención en 2009 por parte del ejército de los hermanos Ramiro y Rodrigo Ramírez Martínez y de Ramiro López y Orlando Santaolaya, bajo sospecha de secuestro.

Estuvieron incomunicados dos semanas antes de poder hablar con sus familiares, a quienes relataron que fueron sometidos a torturas y malos tratos. La denuncia fue presentada a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Procuraduría General de la República, mientras los cuatro siguen detenidos en una prisión federal.

AI denunció que el pasado 13 de enero la casa de María Isabel Martínez, madre de los hermanos Ramiro y Rodrigo, fue rodeada por militares, quienes trataron de derribar la puerta a patadas.

Un día antes, otros miembros del ejército rodearon la casa de la hermana de Ramiro López, a quien cuestionaron por haber presentado quejas contra la corporación, y el mismo día otros militares llegaron a la vivienda de la compañera sentimental de Ramiro Ramírez y tomaron fotos.

AI expresó preocupación por la seguridad de las tres mujeres y pidió al público y otras organizaciones de defensa de los derechos humanos escribir a las autoridades "pidiendo que se les asigne protección".

También reclama "que se lleve a cabo una investigación exhaustiva, inmediata e imparcial sobre la intimidación y acoso que estas tres mujeres han sufrido en aparente represalia por la denuncia de tortura presentada por" los hombres detenidos.

La denuncia surge un día después que la organización Human Rights Watch indicó en su informe mundial anual que las fuerzas de seguridad en México cometen violaciones a los derechos humanos y gozan de impunidad.

El gobierno respondió el lunes negando las quejas y asegurando que actúa con apego a los derechos humanos.

MIF