México, uno de los países más católicos del mundo, registró un paso más en la lucha por los derechos de las mujeres y las personas gestantes, con la despenalización del aborto en Baja California, uno de los estados que comparten fronteras con Estados Unidos. Esta es la quinta entidad federativa que legaliza el aborto hasta la semana 12 de gestación después de Veracruz, Hidalgo, Oaxaca y Ciudad de México.

Esto se da sólo unas semanas después de que el máximo tribunal nacional declarara inconstitucional penalizar la interrupción voluntaria del embarazo; lo que significa que ninguna mujer podrá ser encarcelada por abortar. 

Con esto, queda todavía pendiente la legislación estatal en 27 entidades federativas.