Se dice que un optimista es un pesimista mal informado. Nuestro país está dividido entre los optimistas que apoyan a López Obrador y los pesimistas que ven todo mal en el actual gobierno.

Yo no soy optimista con lo que está pasando, pero tampoco soy como los pesimistas que piensan que estamos al borde del precipicio económico y la dictadura.

No soy tampoco como los pesimistas que creen que los que apoyan a López Obrador están equivocados o mal informados, creo que para la gente que menos tiene su única opción es seguir creyendo en el gobierno.

Estoy de acuerdo con los pesimistas en que estos tres años no han sido buenos para nadie, pero qué razón tenía López Obrador cuando dijo que la pandemia le cayó como anillo al dedo. La gente está optimista y no lo culpa de la pandemia, siente que la economía y el empleo van a mejorar y es gracias a la acción del gobierno.

Coincido con los pesimistas que el crecimiento de 6% este año es muy malo en un análisis comparativo con otros países y con la caída que tuvimos el año pasado, pero la gente vive en el presente y este año es mejor que lo que enfrentamos el año pasado.

En cuanto a la seguridad también coincido con los pesimistas que los resultados son malos, ya que el número de homicidios y delitos sigue muy alto, pero la presencia en todo el país de la guardia nacional está provocando que la gente se sienta más segura y eso también abona a la popularidad creciente de López Obrador.

Difiero de los pesimistas que creen que la popularidad de López Obrador se va a caer, pienso que se va a mantener lo que resta del sexenio, tanto porque la economía y el empleo van a crecer, como porque los programas sociales se van a mantener y los grandes proyectos del sexenio van a terminarse en estos 3 años.

Contra lo que piensan los pesimistas, creo que López Obrador va a terminar muy fuerte el sexenio y su peso en las elecciones puede ser definitivo si no creamos conciencia de que es un sexenio perdido y ofrecemos una alternativa que sea atractiva para toda la población.

Coincido con los pesimistas que este sexenio, hágase lo que se haga, está perdido en la economía, el empleo, el combate a la pobreza, el apoyo a la salud, la educación y la seguridad, pero la gente, como ya lo dije, vive el día, no el pasado, y cada día de lo que resta del sexenio va a ser mejor.

Mi experiencia es que no se gana una elección criticando al gobierno que está, sobre todo si éste tiene la popularidad que tiene el actual, sino con una mejor propuesta. No se le va a poder ganar a López Obrador y a Morena criticándolos, sino elaborando una propuesta que le ofrezca una mejoría a la gente y le dé una razón de votar por la oposición.

Nos quedan tres años, no soy pesimista, pero si queremos ganar en el 2024, lo primero que tenemos que hacer es entender por qué la gente lo sigue apoyando y cambiar nuestro discurso de la crítica a la propuesta.

Demetrio Sodi

Político mexicano

Desde la cancha

Ciudadano interesado en las soluciones para el país y la Ciudad de México. Político mexicano, ha sido diputado federal (1988-1991), senador (2000-2006) y jefe delegacional de Miguel Hidalgo (2009-2012).

Lee más de este autor