La política de “soberanía energética” del gobierno de la 4T en México es una bomba de tiempo.

Más temprano que tarde estallará con todas sus consecuencias.

El tiempo ha pasado y las circunstancias han cambiado.

México forma parte del concierto internacional de comercio.

La mexicana es una de las economías más abiertas y con el mayor número de acuerdos comerciales que está obligado a respetar.

El candidato a la Presidencia de la República y actual Jefe del Ejecutivo,  Andrés Manuel López Obrador, no sólo reconoció, sino que incluso participó en la renovación del acuerdo trilateral de comercio con Estados Unidos y Canadá.

El T-MEC, que está a punto de entrar en vigor para sustituir al vigente TLCAN, establece entre otras obligaciones el respeto a la inversión privada extranjera.

Y la política energética lópez obradorista, ha implicado, la interrupción de las rondas petroleras, en las que venían participando las más importantes empresas petroleras del mundo, el desconocimiento de contratos pre establecidos en los sectores del gas y electricidad, y la prohibición del inicio de operaciones de proyectos que prácticamente ya estaban listos para empezar.

Además de los cambios en organismos autónomos y regulatorios.

Se ha generado por lo menos incertidumbre entre los inversionistas de los sectores de hidrocarburos, gas y electricidad.

Ayer se difundió una carta enviada por Michael Sommers, director general de la poderosa organización petrolera American Petroleum Institute (API) a los secretarios de Estado, Mike Pompeo; Energía, Dan Brouillette y Comercio, Wilbur Ross, además de al representante comercial de EU, Robert Lighthizer, en la que denuncian trato discriminatorio por parte del gobierno mexicano contra empresas estadounidenses de petróleo y gas natural.

El American Petroleum Institute es la principal asociación comercial de los EE. UU.

Representa a cerca de 600 corporaciones implicadas en la producción, el refinamiento, la distribución, y muchos otros aspectos de la industria del petróleo y del gas natural.

Según el API, los reguladores y autoridades del sector energético en México están erigiendo cada vez más trabas para la adquisición de permisos dentro del mercado petrolero y de gas natural, en contra del TLCAN y T-MEC.

Ambos tratados incluyen capítulos dedicados al tema de inversión, en los que se establece que ninguno de los países dará trato preferencial a actores nacionales o de otros países además de los firmantes.

Además de presentar la queja, la carta solicita el uso de “canales diplomáticos” para que el gobierno mexicano se apegue a los compromisos establecidos en el T-MEC de tratar a los inversionistas y exportadores estadounidenses de manera justa en la víspera de que el tratado entre en vigor, señala el documento.

Antes de la API, ya se habían registrado otras señales de preocupación en Estados Unidos y Europa por la política energética del gobierno lopezobradorista.

Apenas el 21 de mayo pasado la International Chamber of Commerce (ICC) que preside en México María Fernanda Garza, se manifestó en contra del reimpulso a los monopolios de Pemex y de la CFE y enlistó nueve puntos por los que desde su punto de vista la política eléctrica es irregular y violatoria de la constitución.

En la misma fecha, las Cámaras Europeas de Comercio e Industria con presencia en México (Eurocam) advirtieron que cambiar las reglas del sector energético causa un grave daño a la confianza de los inversionistas no solo en el sector de las energías renovables, sino de forma transversal en los demás sectores.

El CCE, la American Chamber/México y el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales han pedido que se revoque la Política de Confiabilidad que ilegalmente impuso la Sener.

Por eso, la política energética de la 4T parece que se encamina inexorablemente a un conflicto internacional.

¡Veremos!

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.