Abordé el tema comentando que las empresas se encuentran ligadas, en su forma más simple, a la sociedad con el objetivo de subsanar sus necesidades y obtener un beneficio por ello, y al medio ambiente para obtener las materias primas, también abordé el entorno que requieren para llevar a cabo sus transacciones.

En virtud de lo anterior, llama la atención que en los análisis e informes anuales los factores sociales y ambientales sean rara vez reportados.

Existen diversas iniciativas a nivel internacional que han propuesto modelos que ayudan a reportar las variables ambientales y sociales en los negocios. Tal es el caso de la Global Report Initiative (GRI) y del Integrated Reporting(IR); ambas iniciativas buscan posicionarse como el principal estándar de reporte sostenible pero con historias y enfoques diferentes.

La GRI nació en 1997 y desde entonces se ha posicionado como el estándar de reporte sostenible más difundido. Su sistema proporciona métodos e indicadores para medir y reportar los impactos económicos, sociales y ambientales causados día a día por las actividades de las compañías y su desempeño a lo largo del tiempo.

El IR fue lanzado a finales del 2013 y busca resolver varios problemas que presentaban los reportes tradicionales en sostenibilidad, como identificar las fuentes de valor en los negocios y su impacto, su gran tamaño, y comunicar la relación que existe entre la sostenibilidad y el desempeño financiero de la empresa. Su enfoque se centra en no ser un reporte más sino en poder usarse en los reportes ya existentes de la compañía. No brinda un grupo de indicadores a reportar sino que brinda un enfoque para valorizar los capitales que propone como guía para su reporte: el capital financiero, de manufactura, humano, intelectual, social, y natural; dando especial énfasis en cómo se interconectan cada uno de ellas.

Sin importar cuál de estos esquemas de reporte se elija, o incluso algún otro, el beneficio para las empresas empieza por descubrir el panorama completo de la misma, en la que se identifica la forma en que crea valor e interactúa con la sociedad. Dentro de este proceso se podrán identificar las fortalezas y debilidades con las que se cuenta y aprovechar áreas de oportunidad.

Los reportes sostenibles son voluntarios y no deben ser vistos como un reporte adicional sino como una herramienta que brinda la oportunidad a las empresas de contar su propia historia; entrar en contacto con su mercado y expandirlo; crear valor de marca y confianza para mejorar su reputación; articular mejor sus objetivos y estrategias con el modelo de negocio, entre otros. Aprovechar estas épocas para reflexionar a propósito del valor de la empresa permitirá incrementar las posibilidades de crear y mantener un negocio exitoso a lo largo del tiempo, que incorpore en su propuesta de negocio el respecto por el medio ambiente y cree valor a la sociedad; es decir, un negocio sostenible.

*Erick Rodríguez Maldonado es especialista de la Subdirección de Banca de Inversión y Nuevos Productos de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

erodriguez@fira.gob.mx