La superficie plantada de aguacate así como la producción y el consumo mundial de esta fruta registran tendencia al alza durante la década reciente. México es el más importante productor y exportador mundial, mientras que Estados Unidos es el principal importador y consumidor mundial

El cultivo del aguacate es el tercero en importancia por su contribución en el valor de la producción agrícola primaria en México. En el 2016, con 30,266 millones de pesos, participó con 5.9% del valor de la producción agrícola nacional, después del maíz grano (19.4%) y la caña de azúcar (6%).

En México, su producción creció a una tasa promedio anual de 5.7% entre el 2007 y el 2017, al ubicarse en un máximo histórico de 1.99 millones de toneladas. Durante ese periodo, la superficie total destinada a este cultivo creció a una tasa promedio anual de 6.5 por ciento. En 1980 se contaba con una superficie plantada de 66,708 hectáreas; en el 2000, 94,905 hectáreas, y en el 2017 la superficie plantada llegó a un máximo histórico de 220,334 hectáreas. La Sagarpa proyectó que, en el 2018, el 2024 y el 2030, la producción de aguacate ascienda a 2.05, 2.61 y 3.16 millones de toneladas, respectivamente.

La productividad del aguacate durante la última década se ha mantenido estable. El rendimiento promedio en condiciones de riego en el 2017 fue de 11.1 toneladas por hectárea y en temporal de 9.6 toneladas por hectárea. Entre las principales entidades productoras, Estado de México registró los mayores rendimientos por hectárea en el 2017, con un promedio de 12 toneladas, seguido por Jalisco, con 11.6 toneladas por hectárea.

En el 2017, 95% de la producción nacional del fruto se concentró en cinco estados: Michoacán (77.2%), Jalisco (8.5%), Estado de México (5.2%), Nayarit (2.5%) y Morelos (1.7%). El mayor dinamismo en la producción entre el 2007 y el 2017 se observó en Jalisco, el Estado de México y Nayarit. Ahí, el volumen cosechado creció a tasas promedio anuales de 32.4, 19 y 8%, respectivamente.

Para establecer una plantación en Michoacán, en el 2017 se requerían 81,650 pesos por hectárea y para el mantenimiento de la mismae, una vez estabilizada la producción, 108,746 con una utilidad estimada de 47,695 pesos por hectárea. Para producir una tonelada de aguacate en plantaciones en mantenimiento se requieren 10,664 pesos y para estar en punto de equilibrio se requiere producir 7.8 toneladas por hectárea.

En la segunda parte, se analizará el intercambio comercial del aguacate.

*Pablo Carreón Cruz es especialista de la Subdirección de Análisis de FIRA.

[email protected]