México es el decimosegundo país en el mundo con mayor superficie forestal y el tercero en Latinoamérica, cuenta con 56 millones de hectáreas arboladas y aproximadamente 30 millones de bosques de clima templado y 26 millones de selvas en zonas tropicales

Por lo tanto, el país tiene un importante potencial en desarrollo forestal derivado de su calidad de clima, excelente ubicación geográfica y una importante demanda de productos derivados de madera del mercado interno, así como tratados de libre comercio que le permiten acceso a las mayores economías mundiales.

El principal reto del sector forestal productivo mexicano es asegurar el abasto interno de materia prima de legal procedencia y de calidad a un costo competitivo.

El consumo estimado de México en productos maderables y derivados de la madera asciende a los 26 millones de metros cúbicos equivalentes a madera en rollo. De esta cantidad, 70% se importa principalmente de Chile, Canadá, Brasil y Estados Unidos.

Del restante 30% que producimos, 90% proviene de bosques nativos; por lo que el déficit en la balanza comercial forestal representa un promedio de más de 7,000 millones de dólares anuales.

La promoción de proyectos de Plantaciones Forestales Comerciales en México (PFC) se inició hace 28 años, en el sureste del país, región que tiene un potencial superior a los 2.5 millones de hectáreas, tan sólo en la Cuenca del Golfo en el sureste del país, según información de la Comisión Nacional Forestal (Conafor). Sin embargo, a la fecha sólo se cuenta con un establecimiento estimado de 230,000 hectáreas de PFC de diferentes especies, en todo el país.

La problemática se encuentra en el desconocimiento del negocio de las Plantaciones Forestales Comerciales; asimismo se cuenta con muy poca información sobre los mercados para los diferentes tipos de maderas; también en la tenencia de la tierra se tienen inconvenientes ya que grandes inversionistas requieren consolidar áreas compactas para tener un mejor manejo de las mismas, y uno de nuestros problemas es que dicha tenencia se encuentra pulverizada, lo que resulta difícil conseguir.

El día de mañana continuaré con la explicación de un modelo de Plantación Forestal Comercial, con el objetivo de producir madera para la producción de celulosa, en un turno muy corto de cosecha y con una alta densidad de plantación, con un bajo costo y alta rentabilidad económica.

*Francisco José Pérez Lorenzana es especialista forestal en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]