La iniciativa que busca modificar la Ley de Banxico para que absorba los dólares excedentes que fluyen en la economía mexicana —de aprobarse en Cámara de Diputados, luego de que se aprobara en la Cámara de Senadores— permitiría que los narco dólares llegaran a las reservas internacionales.

Y en el extremo llevaría a que la Reserva Federal de EU o alguna otra autoridad internacional solicitara el congelamiento, la confiscación y/o la prohibición de que instituciones financieras de otros países realicen operaciones con el Banco de México.

La absorción de los narco dólares no es una exageración. Tampoco tiene que ver con los dólares que se ganan los trabajadores mexicanos en EU. La iniciativa propone expresamente que Banxico absorba los dólares incautados por el gobierno proveniente de actividades prohibidas.

Ese riesgo mayúsculo es precisamente el que advirtió el banco central, gobernado por Alejandro Díaz de León al senador promovente de la iniciativa de ley, Ricardo Monreal.

Las advertencias de Banxico a los legisladores del partido Morena, fueron claras y contundentes.

Incluso les presentaron una serie de alternativas para atender el supuesto problema (porque además ni siquiera es real) sin menoscabar la autonomía del Banco de México y sin dañar su reputación e integridad.

Todo fue en vano porque no fueron atendidas y a pesar de la promesa de un diálogo y análisis, salvo la reunión para la foto, no hubo más acercamiento para revisar el tema y con una velocidad inusitada, se logró la aprobación con 67 votos en la Cámara de Senadores.

Ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador al ser cuestionado sobre el tema, durante la conferencia mañanera, dijo que si lo aprueba el Congreso, será una ley que habrá que acatar y respetar.

Queda claro que el Congreso aprobará tan absurda y riesgosa iniciativa, si se considera que el día previo a la presentación de la iniciativa, el presidente de la República recibió en Palacio Nacional a Monreal.

Lo más probable es que el tema del desayuno tuvo que haber sido la iniciativa para modificar la Ley de Banco de México y no la gastronomía tabasqueña como aludió en sus redes el mandatario mexicano.

El jueves pasado se presentó la iniciativa. Ese mismo día, el gobernador Díaz de León, en entrevista periodística, advirtió sobre el riesgo de que la institución pudiera incurrir en lavado de dinero.

Al día siguiente, Banxico externó su posición en un comunicado muy claro y directo.

En días posteriores, el gobernador del instituto central recibió a Alejandro Armenta presidente de la comisión de Hacienda del Senado de la República en la que establecieron una mesa de diálogo. Sin embargo, después de ese anuncio ya no hubo ninguna reunión de trabajo y el miércoles de manera “express” se llevó adelante la “discusión, análisis” y aprobación de la iniciativa.

Muy noche, el Banco Central difundió los documentos que presentó a los legisladores en la primera y única reunión que sostuvieron para hablar del tema.

¿Cuáles podrían ser las peores consecuencias de que se apruebe por el Congreso la Ley de Banxico como se propone?

1.- Vulnera la autonomía del Banco de México porque por ley se le ordena comprar activos, cuando precisamente por su autonomía es el propio instituto el que toma esas decisiones.

2.- En el escenario extremo de que se pusiera en duda la reputación del banco central —considerando que entrara en vigor la nueva ley— Banxico estaría imposibilitado a procurar la estabilidad del poder adquisitivo del peso y de ejercer su función como agente financiero del gobierno mexicano.

Asumiendo sin conceder que el objetivo de la iniciativa es beneficiar a los trabajadores migratorios, no está claro por qué poner en riesgo la potestad sobre los casi 200,000 millones de dólares de reservas internacionales que ejerce Banxico.

¿Para qué minar la principal ancla de confianza que tiene México a los ojos de los mercados locales e internacionales?

Ojalá no la apruebe la Cámara de Diputados. Veremos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor